Tag Archives: TDT

Y SE VOLVERÁN A ESTRELLAR, por Oscar Sin Nick

17 Ago

Leo en elconfidencial.com que Antena 3 vuelve a fracasar en su intento de reflotar las sobremesas, haciendo una mala copia sus rivales directos (Telecinco).

No es casual, ni producto de la mala suerte… ni mucho menos de un maleficio como apunta el artículo. Lo de Antena 3 es mucho más simple, y a la vez tan complejo. Básicamente es producto de pretender ser un sucedáneo de la mierda cuando tienes capacidad para tener estilo propio.

Si fuera por infraestructura, capacidad financiera, profesionales, callo en el sector… Antena 3 podría ser líder, sí o sí, porque lo tiene todo para ello, sin embargo, una vez más se estrellan en su lucha por querer ser más mierderos que Telecinco, en vez de apostar por otras cosas.

Gloria Serra, que me merece todos los respetos, no era mejor o peor que nadie por ser Gloria Serra, sino porque formaba parte de ese fenómeno televisivo tan fascinante como es La Noria (merece post aparte, a ver si me pongo un día de estos). Su curriculum seguro que es inmaculado, y repito, la tengo el mayor de los respetos, pero es evidente que fuera de Telecinco… no es para tanto.

El programa de Gloria es un programa, y no una religión como el Sálvame, La Noria y toda esa impresionante máquina que devora temas, personas, ética, prejuicios y vergüenzas, llamada, Telecinco.

De todas formas, no es culpa de ella, ni de su antecesora (Cristina Lasvignes), ni de quien antecedió a ambas, que no sé ni quien es. El problema es del modelo de televisión de Antena 3 que nadie sabe muy bien hacia donde va, y eso que hay cosas que han hecho muy bien, dos a mi juicio por encima de todo lo demás:

– Entrada de sus canales temáticos en la TDT.

– Universo de actores adolescentes que aparecen en sus series y que ‘venden’ en internet a un público muy complejo, el adolescente, que no se traga cualquier cosa.

Sin embargo hay un cáncer que no saben o no quieren saber como extirpar, el de la mierda, la telebasura, el puto corazón. Les animo a que prueben a estar tres meses sin telemierda.  Olvídense de Telecinco, y traten de buscar su camino. Cuatro lo hace con programas de calidad y una apuesta decidida por el reporterismo. La Sexta por los grandes eventos deportivos. Televisión Española por tomarse la parrilla con tranquilidad, que para eso no tiene publicidad… y en el caso de Antena 3 no sabría decir cuál es ese modelo.

Incluso en la radio, su radio, cuando se han hecho las cosas con cabeza y sin mirar al vecino se han empezado a ver resultados: apuesta por dos o tres figuras de relumbrón, promoción del talento de la casa, y una parrilla que varía poco de temporada a temporada.

La tele no es la radio, eso es perogrullo, pero al igual que en esta, cuando se utiliza el sentido común los resultados acaban llegando.

No es cuestión de cambiar la sobremesa, es cuestión de saber qué somos y a dónde queremos ir.

Anuncios

AQUELARRE, por Oscar Sin Nick

18 Mar

No sé cual es exactamente el motivo de celebración, ni por qué salen todos sonrientes en la foto (la del apagón en analógico, no el montaje sobre estas líneas), y en el caso de cámaras y redactores de televisión, no sé que pintaban ahí (ya sé que no es culpa de ellos, hasta ahí llego).

Que Cantabria sea de las primeras comunidades en finalizar la transición a la TDT es una buena noticia, sin matices, lo es, faltaría más. Que se diga que las incidencias el primer día han sido pocas, aunque habrá que esperar, es también magnífico, felicidades al Gobierno de Cantabria que presiden el señor Revilla y la señora Gorostiaga.

Pero claro, algun@ ya adivinará de qué voy a hablar. Pues sí, sois adivin@s, de las teles locales, un sector que ha sido la cloaca por la que se han tirado millones y millones de dinero público (en campañas publicitarias), y sobre todo muchísimo talento desperdiciado y mal dirigido.

Sigo sin conseguir explicarme (o que me expliquen) por qué hemos llegado aquí. El argumento de que había muchas teles para lo que es Cantabria, hace muchos meses que dejó de ser válido, ya que hoy en día quedan tantas teles como licencias (igual hay hasta menos), se ha sacado del mercado a una porrada de técnicos y periodistas que en la mayor parte de los casos se dedican a engrosar las listas del paro, malvivir, o simplemente, cambiaron de profesión, lugar de residencia y vida.

¿Por qué? ¿Nos merecemos esto? Yo creo que la clase dirigente (meto a políticos, técnicos y asesores) no es consciente del daño tan grande que se ha hecho a nuestra región puliéndose casi entero el sector audiovisual, que sería modesto, a veces cutrillo, malpagado, y algo pirata, pero era el nuestro.

Ayer hablaba con un amigo y reflexionábamos sobre la paradoja de que las televisiones a priori más fuertes, con más empaque, han cerrado. Localia y Cantabria Televisión se asfixiaron, cada una a su manera, mientras que el otro gran misterio de este desastre es el cierre de Canal 8 DM, oculto tras la gran mentira del apagón analógico, que a las televisiones locales no afecta, pero ya que el Pisuerga pasaba por ahí, cerramos, y nueve personas más a la calle.

Comparto muchas de las reflexiones del digital de los constructores así como las del director de la televisión del Gobierno, saben de lo que hablan porque ambos han sido (o son) arte y parte. Eso incluye, repito y reitero, el opaco cierre de Canal 8 DM, que por cierto ALERTA exagera, estira y sitúa como nuevo ariete contra Vocento y sus porqués.

Me podrán decir mis queridos F. y B. (y no me refiero a ninguna agenciaparatodoloquesetercie) que estas decisiones son complicadas, que hay que entender al Gobierno, que es todo muy complejo, que me hago pajas mentales… Pero lo cierto es que las teles locales siguen agonizando sin que nadie dé una explicación, buena o mala, sobre los motivos que conducen a un Gobierno, en tiempos de crisis, a dejar morir de inanición al otrora sector ahora sectorcillo de la televisión cántabra.

RARO RARO RARO… por Oscar Sin Nick

11 Feb

O quizás no tanto. Hablando de apagón, resulta que hay una noticia (a mí me lo parece) que se me ha traspapelado, que no he visto por ningún sitio, que no ha generado titulares, pero que sin embargo sigue alimentando la especulación, la inquietud, el escalofrío…

Leo en Diario Crítico, y hasta ahora sólo lo he podido leer ahí,  que las televisiones de la región no existen para el Director General de Telecomunicaciones de Cantabria. La información no tiene desperdicio, y la puedes ver al completo pinchando AQUÍ.

Quizás no ha sido noticia porque realmente no es noticia, era algo que sabíamos todos los que hemos trabajado en el sector, las teles locales, todas sin excepción han sido y son alegales. Es decir, no se ha realizado nunca concesión analógica alguna, con lo que a efectos legales no existen. Y como el mercado está regulado de aquella manera, pues tampoco son ilegales. Lo dicho, el limbo de la alegalidad.

Oficialmente, si alguna pilla cacho en el concurso que algún día se resolverá, nacerán justo en ese momento, ya que hasta ahora han vivido en el limbo, eso sí, siendo con mayor o menor fortuna la imagen de Cantabria para Cantabria.

Hace un tiempo escribí que en parte, el desmadre que siempre ha presidido a la gestión de las televisiones locales, se fundaba en las incertidumbres que genera su situación alegal, lo que a efectos empresariales supone no poner toda la carne en el asador por si acaso (hay más motivos, pero ese es uno), y de paso haberse pulido a una generación entera de periodistas, realizadores, cámaras, técnicos de sonido, grafistas…

Quedan unas pocas, aguantando como pueden, unas con más ayudas que otras pero jodidas todas, y ahora les recuerdan que en el fondo, nunca existieron.

P.D.: Quizás ahora cobren sentido algunas inversiones multimillonarias en medios audiovisuales que hasta ahora no acababan de cuadrarme. Otra vez… él.

FUSIONES Y TRANSFUSIONES, por Oscar Sin Nick

19 Dic

Mientras en Cantabria el débil sector audiovisual sigue quemando naves a la espera de que las licencias de TDT sean, de verdad, inminentes y tangibles, a nivel nacional se está produciendo un terremoto de incalculables consecuencias. Se está haciendo carne aquella frase que decía ‘la política hace extraños compañeros de cama’. La política, y los negocios, no nos engañemos.

Telecinco se merienda a Cuatro, y Antena 3 está a punto de irse de merienda con La Sexta. Impensable hace un par de años, la necesidad aprieta, en ambos casos.

Telecinco o Telemierda, como se prefiera, es una de las compañías más rentables del sector, líder de audiencias (aunque menos), y por mucho que pese a los puristas (me incluyo), es una referencia a nivel nacional. Inventaron la mierda, la mierda les explotó, y lejos de cambiar el tiro, la reciclaron y vuelven por sus fueros. Triste, pero real como la vida misma.

En cuanto a Cuatro, ha sido un caso curioso. Desde la atalaya de El País y la SER, inabordables e insuperables, aunque metidos en un grupo empresarial demasiado endeudado, han pasado a ser meros comparsas del panorama audiovisual patrio. En su descargo, nuevos formatos y una forma de hacer televisión (al menos para mí) profesional. No es Canal Plus, pero tiene cosas. Desgraciadamente, eso no vende tanto como la mierda, y a pesar de lo dicho más arriba, paradojas de la vida, han carecido de la imaginación que sí ha aportado La Sexta, de la que hablaré después.

Si Polanco levantara la cabeza… La verdad es que desde que Don Jesús falleció, no han levantado cabeza, y han perdido ese aura de infalibidad que les acompañó durante muchos años. Cautiva y desarmada, Cuatro se entrega a los brazos de Berlusconi, ver para creer. Las campanadas del año que viene, si yo fuera Vasile (seguro que ya lo ha pensado) están muy claras, Belén Esteban e Iñaki Gabilondo.

En cuanto a La Sexta y Antena 3, que nadie se engañe, no es una cuestión ideológica, es puro negocio. Lara, el jefazo del Grupo Planeta, ha tenido bajo su mando los destinos de La Razón y Avui, sin despeinarse. Herrera y Julia Otero comparten parrilla en Onda Cero, y no pasa nada. Es todo negocio, y en este país consumen los derechas, los de izquierdas, y todos los demás (que aunque no lo parezcan son unos cuantos).

La Sexta, muy endeudada, es un caramelo muy goloso (sus derechos sobre los deportes de masas), y Antena 3, que en su generalista ha querido ser Telecinco light y se ha quedado en mierdecilla, ha entrado con buen pie en la TDT, y lo que es más importante, está saneada económicamente. Parece desde luego una fusión más lógica, y oye, unas campanadas con Jaime Cantizano y Patricia Conde, o entre Ángel Martín y Susana Griso, serían para tener en cuenta.

De todas formas, yo vería Telecinco/Cuatro. La Esteban y Gabilondo, impagable.

DIEZ NEGRITOS (la TDT nos mata), por Oscar Sin Nick

28 Mar

trozo-pan

Cada día es más evidente que el mantenimiento de este blog me cuesta más de lo necesario, aunque no por eso voy a rendirme, habrá lollamancomunicacion por una larga temporada.

El congreso de Huesca sobre periodismo digital merecía más de tres posts, pero mi actividad profesional me lleva a veces más tiempo y más energías de las deseables, y no he podido sentarme y sentirme con un poco de tranquilidad hasta hoy.

Este 28 de marzo era además una fecha que tenía señalada en rojo en el calendario, ya que por la mañana se ha celebrado la asamblea de la Asociación de la Prensa de Cantabria… a la que no he ido. Ha sido una decisión de última hora,  no me veía con ganas ni con fuerzas, la última semana ha sido reveladora en ese sentido. Sigue faltando compromiso, y a mí a veces ganas de tirar del carro. Quizás me arrepienta en el futuro, pero creo que hoy, tal y como me siento, no pintaba nada allí.

Así que si no voy a hablar de lo de Huesca, y mucho de menos de una asamblea en la que no he estado ¿por qué lo de los diez negritos? Quizás diez son muchos, porque no hay tantas teles locales, pero lo que no es menos cierto es que caen como moscas.

Tú Televisión anuncia que cierra, lo que supone desterrar muchos mitos. El primero es que el modelo de Localia era inviable (ergo el de Canal 8 DM tres cuartos de lo mismo). Pues bien, el modelo de Tú Televisión, que no tiene nada que ver con el de una cadena nacional de teles locales, tampoco vale.

Otro mito que se cae es que estar cerca del poder te permite aguantar en tiempos difíciles como los actuales. Posibilidades reales de aguantar el tirón tan solo para quien esté cercano al poder de forma tan obscena como Víctor Gijón, el resto es un gran desierto.

Me sorprende de todas formas lo de Tú Televisión ya que si una cosa tenía clara es que si el PRC tenía un mínimo  de peso a la hora de decidir a quien le daban una licencia de TDT, Enrique Alonso no se iría con las manos vacías.

En este sentido, a mí lo que ha sucedido me ha dejado descolocado.

Además creo que es una gran pérdida para el panorama audiovisual cántabro, que no anda sobrado de genios, y para mí, Enrique Alonso estaba bastante cerca de serlo. 

Quienes me conocen saben que no le tengo el más mínimo aprecio en lo personal pero eso no quita para que le reconozca que su forma de hacer televisión conseguía engancharme unos minutos (aunque fuera en la publicidad de CSI), algo que el resto de televisiones no han conseguido desde los tiempos de Agustín Hernández en Tele Astillero, sin duda lo más sublime que jamás he podido ver por estos lares.

Sus descompensados debates y su forma tan peculiar de reportajear las fiestas populares, así como su indecente peloteo a Revilla allá donde fuera, tengo que reconocer que tenían para mí más interés que la tele plana y gris que tenemos que soportar habitualmente. Podías estar en desacuerdo en su forma de hacer las cosas, pero a mí al menos me enganchaba. Yo confieso.

Alonso, aunque salvando las distancias, ha sido a la televisión lo que Walter García a la radio, comunicadores que saltándose a la torera éticas incómodas, convencionalismos y huyendo de lo políticamente correcto, han ido siempre más allá, y eso les hace ser geniales. No comparto el 99% de las cosas que dicen, pero sí muchas de las que hacen. Destacan porque se salen de lo normal, de lo habitual, de lo establecido.

Técnicamente Tú Televisión ha demostrado (al menos en lo que he visto) ser un perfecto ejemplo de como no hacer televisión, sin embargo, hay que reconocerles que han sabido crear su público, sus personajes y una expectativa en el espectador “¿a ver con qué nos salen estos hoy?”.

Es una mala noticia que cierre una televisión, sobre todo por las 16 personas que conforman esa plantilla, pero no creo que sea el fin de Alonso ni mucho menos. Tiene una buena web que si tiene paciencia le puede dar mucho rendimiento, en ese concepto de web también ha sido pionero, al menos aquí en Cantabria.

Nos quedan ya Cantabria TV, Telebahía, Popular TV, Canal 8 DM, y Aquí TV. 

El Gobierno, aunque a algunos les dolerá más que a otros, se ha quitado un problema de encima. Si algún día resuelven el concurso tendrán un descontento menos.