Tag Archives: periodismo

KIT DE SUPERVIVENCIA. Fuente: Digital Media Blog

3 Nov

 

Lee el original aquí.

Herramientas Web 2.0 básicas para periodistas

Aunque circulan por la red numerosas recopilaciones de herramientas de web social para periodistas, les propongo un listado mínimo: el kit imprescindible para comenzar.

 

1. Un gestor de weblogs

 

Un weblog personal de carácter temático sobre la propia especialidad mejora la visibilidad profesional y contribuye a identificar fuentes y colegas.
Herramientas recomendadas: BloggerWordPress. Ejemplo: Paper Papers.

 

2. Un lector de fuentes RSS

 

Acceder de forma centralizada a las novedades publicadas por medios informativos y blogs, así como monitorizar resultados de búsquedas son algunas de las funciones más útiles de un lector de feeds.
Herramienta recomendada: Google Reader. Ejemplo: Mis elementos compartidos.

 

3. Un gestor de microblogs

 

Los microblogs combinan algunas de las características de los blogs, la velocidad de la mensajería instantánea y el poder de las redes sociales. Pueden utilizarse para monitorizar noticias de última hora, identificar expertos, descubrir tendencias, recibir feedback de los usuarios y hacer más transparentes los procesos de la redacción.
Herramientas recomendadas: Twitter con el cliente de escritorio/móvil: TweetDeck. Ejemplo: Los Angeles Times on Twitter.

 

4. Un gestor de imágenes

 

Los servicios de alojamiento y edición de imágenes en línea facilitan las tareas relacionadas con la gestión de fotografías al independizarlas de la redacción: desde cualquier ordenador conectado a la red o desde un móvil pueden editarse y subirse fotografías de un modo ágil e intuitivo.

Herramienta recomendada: Flickr. Ejemplo: Libération New Design’s photostream.

 

5. Un gestor de documentos compartidos

 

Editar, compartir y publicar documentos de texto, hojas de cálculo y presentaciones con independencia de los programas de productividad que tenga instalados la máquina en la que se está redactando y facilitar el trabajo en colaboración a distancia, hacen que estas aplicaciones sean recursos de gran valor para las tareas periodísticas.
Herramienta recomendada: Google Docs. Ejemplo: Medios en la red.

 

6. Un gestor de marcadores

 

Los servicios de marcadores sociales (social bookmarking) permiten alojar, anotar y compartir enlaces. Pueden utilizarse para recoger referencias durante una investigación y para compartir recursos de interés con la redacción y con los lectores.
Herramienta recomendada: Delicious. Ejemplo: BBC The Editors.

 

7. Presencia en redes sociales

 

Acercar el medio a los usuarios, escuchar sugerencias, facilitar la difusión viral de los propios contenidos y construir comunidad con la audiencia, son algunas de las funciones que están cumpliendo las páginas de medios de comunicación (y secciones) en las redes sociales.
Herramientas recomendadas: FacebookLinkedin. Ejemplo: ABC.es en Facebook.

 

Ver también: Mark Briggs, Periodismo 2.0. Una guía de alfabetización digital (PDF) y Medios en la red: un inventario de recursos y experiencias.

 

Bru Rovira, periodista. Fuente: Periodista Digital

15 Ago

etica

No soy quien para repartir carnets de periodistas buenos y malos. Para lo que sí que creo que tengo aún un poco de criterio es para distinguir a una persona íntegra, amante de su profesión, y coherente con sus principios. Bru Rovira era hasta hace poco periodista de La Vanguardia, y ha decidido irse. En las redacciones hace tiempo que el periodismo pasó a mejor vida.

Puedes leer aquí el artículo original.

¿Se ha ido el periodismo al carajo?

Bru Rovira, redactor durante muchos años en La Vanguardia, reportero internacional y premio de periodismo Ortega y Gasset, deja el diario. Parafrasenado aKapuscinski, afirma el periodismo de verdad se ha ido al carajo y que “el gran reportaje se traslada a los libros porque ya no tiene cabida en los diarios, interesados solamente en pequeñas noticias sin contexto”.

Explica Rovira que ha dejado La Vanguardia porque hay que salir para cambiar las cosas, ya no se puede contar con las empresas:

“El ideal antiguo de que desde las empresas se puede modificar el mundo… se ha perdido, no hay debate en las redacciones. Y yo lo dejo, me voy”

La conclusión de Rovira es que el periodista tiene que recuperar el control de los procesos informativos, salir del sistema, volver a investigar y ofrecer a los grandes medios productos de calidad:

“Se ha acabado esto, esto se ha acabado, los medios están comprados. El periodismo ha ido perdiendo el contexto, el discurso de la palabra, se ha redirigido hacia las emociones y el espectáculo: es una mercancía.”

En Inglaterra y en Francia aún hay un espacio para el periodismo de investigación vivencial, para el gran reportaje que requiere tiempo de elaboración. Aquí no. Hoy el periodismo ha perdido la independencia que le había otorgado la democracia y ha dejado de informar. Primero anula la historia, no la contextualiza.

Viene un tsunami y dice el número de muertos pero no dice dónde están las personas que lo han padecido o porqué les ha sucedido. El espectáculo es una ola que borra todas las formas de la arena.

Luego, está tentado de repartir carnets de bueno y de malo y le cuesta mucho entender la complejidad. Otro lastre es la ideología, que continúa basándose en la lógica de la Guerra Fría, que ya no existe.

El periodismo da a la gente la posibilidad de saber qué pasa y opinar, pero en lugar de ello se dedica a producir un tipo de espectáculo ocioso y anestesiante que camufla los problemas. Hoy el periodismo es el Tranquimazin de la vida democrática.

Ello tiene las consecuencias propias de la postmodernidad en la que vivimos, en la cual el ser humano prefiere no estar informado. Es tan complejo el mundo de hoy que la mejor manera de vivirlo es no conocerlo.

PERLAS SIN CULTIVAR DEL PROPIO BRU ROVIRA

Nos las facilita Paper Papers:

* El periodismo de investigación en España es de una sola fuente. Es una lucha de unos contra otros.
* Cuando se produjo la redada de islamistas en el Raval [Barcelona] ningún periodista de la sección de Local tenía contactos. Cuando yo empecé [en TeleXprés] la gente de Local tenía contactos en cada bar y sabía lo que pasaba en el calle, que es lo que pasa en la sociedad.
* El freelance se enfrenta a un problema: que en los medios no compran periodismo sino espectáculo.
* Si como periodistas en el mundo global no nos interesa la gente quedaremos en manos de la propaganda.
* El periodismo de calidad tiene un mercado. Al final aparecen las cosas bien hechas.
* En las empresas no hay debate, no hay democracia, no se discute.
* El cambio, el futuro, son los periodistas que se independizan y crean un producto periodístico.
* La información volverá. Las sociedades necesitan el debate.
* No creo que mueran los medios debido a Internet, habrá en todo caso transformación. Me gustaría que los periodistas recuperaran el control.
* Cuando encuentras una historia muy buena e indagas a veces te decepciona. Detrás solo hay una historia buena pero compleja. Cuando una pareja se separa puedes tener la versión de él y la de ella. Tienes una historia, pero no la verdad.

EL OTRO DEBATE (elconfidencial.com)

13 May

Muy buen artículo que reflexiona sobre lo que se está moviendo en la prensa escrita y la digital, juntas, por separado, en competencia o como complemento. El articulista abre un montón de pequeños debates sobre lo que estamos viviendo, arrastrados por las nuevas formas de comunicación, la crisis económica, la endémica crisis del sector… todo junto y a la vez.

Una bomba de relojería que nos está llevando a algún sitio que aunque no acaba de identificar (creo que nadie lo conoce aún),  sí da que pensar… y mucho.

Es un artículo muy recomendable, seas periodista o no, creas más o menos en internet. ¿Cómo viviste el debate sobre el Estado de la Nación?

No me enrollo. El artículo está publicado en este enlace.

¿Dónde quedó el periodismo escrito?

periodismo papel

@G.Bravo – 13/05/2009

Crear información es una de las tareas del periodista pero no la única. Lo es tanto como saber administrarla y contextualizarla para que los lectores sean capaces de asumirla. En días como ayer (en los que la agenda aparece en rojo debido al debate sobre el estado de la Nación), los propios periodistas se ven desbordados. Primero por la información que generan los discursos de los políticos, y luego la que se suma de las interpretaciones de los analistas y la que brindan las agencias.

Con todo ello, se debe construir una portada asumible por un lector cuyo trabajo es muy distinto al nuestro. Sea el que sea, tengan por seguro que no será el de analizar, ordenar, exponer y valorar la actualidad. ¿Por qué se le obliga entonces al lector a hacer todas estas tareas?

Esto, que parece una evidencia de primero de carrera, no lo es tanto. No al menos, en la gran mayoría de los grandes diarios digitales. Que ayer sirva si no de ejemplo. Las portadas se arman con vídeos en directo, extensas crónicas descriptivas en tiempo real, apoyos, noticias relacionadas, la columna derecha para elTwitter, nubes de tags con las palabras más utilizadas por los políticos, titulares cambiantes que se actualizan al minuto… ¿Qué titular has hecho que en diez minutos ya no sirve? ¿Nos hemos vuelto todos locos?

Internet está jugando a hacer Radio, con una velocidad vertiginosa y con una pretensión de actualización que aún queda muy lejos de ser asumible por ambas partes: por la redacción, cuyos recursos humanos difícilmente pueden satisfacerla (y ampliarlos imposibilita  de momento la viabilidad de los medios), y por los lectores, que en su gran mayoría entran dos veces contadas a la web: por la mañana y después de comer.

Los grandes diarios con versión impresa se guardan sus crónicas y sus interpretaciones para el día siguiente, cuando ya no son noticia. Mientras, sus versiones digitales se limitan a la actualización constante, inabarcable e inasumible por nadie. Quizá porque como no hay papel, escribir es gratis. Sinceramente, ¿hay alguien que todavía crea que el lector medio se queda pulsando F5 para ver cómo los periodistas narran lo acontecido durante la toda la mañana?

El periodismo escrito en internet parece que sólo responde ante la velocidad. Y esta máxima arrastra a todos los medios digitales, incluido El Confidencial (aunque poco o nada tenga que ver con ellos), hacia otro gran tópico: “los medios digitales no son serios”. Porque vivimos en un mundo en el que nada es lo que es, sino lo que parece. Todos en un saco en el que poco importa más allá de que el periodismo esté hecho al minuto. Con que no tenga faltas de ortografía ya vale. No hay reflexión. No hay detenimiento. Es tan efímero que todo esfuerzo ajeno al tiempo sobra, pues tanto el titular como las palabras que lo desarrollan volarán en segundos, en cuando el viento sople. En cuanto la agencia Efe se actualice. En cuanto la portada de Menéame.net cambie…

Los grandes medios digitales ofrecieron este martes una cobertura del debate sobre el estado de la Nación con mil herramientas web que la amplia mayoría de los lectores desconocen por completo y que seguramente muchos de ellos ni vieron. Los titulares, voladores. Los redactores, al minuto, sino al segundo, sino copiando y pegado de agencia…. Han emitido flashes por Twitter a la vez que Zapatero hablaba. ¿La foto? La que sea. Se escribe cuasi locutando, sin tiempo para la reflexión y releyendo lo escrito después de haberlo publicado, porque no hay tiempo.

Con la posibilidad de editar un texto hasta el infinito se ha perdido el miedo a la responsabilidad que conlleva lo que se escribe. Ya no se es esclavo de lo que se dice porque no somos dueños de nada. Vivimos de la edición constante de una actualidad cambiante. Pero sin dejar que las palabras reposen el ejercicio intelectual es nulo. Las noticias no provocan reacción alguna. Uno acostumbra a leer con frecuenca otros diarios y las noticias desaparecen antes de que diera tiempo a volver a leerlas. ¿los comentarios? con ellas. ¿Quién va a opinar de una noticia si esta desaparece y el debate se anula? Nada pervive y nada queda. Antes, los periódicos se leían con tijeras. Hoy los lectores no imprimen las noticias, no por pereza, sino porque no merece pena.

Esperemos no ser el único periódico en el que se dan cuenta.

LO DE LA PRENSA ESCRITA. Fuente: PEROGRULLO

17 Abr

castanas

 

Pero que vago estoy últimamente. Otra vez copio/pego un texto interesante. Es el tema ese del periódico de papel. La última vez que tuve un pálpito similar se hundió el sector de la construcción. Perogrullo lo expresa magníficamente.

 

Resolviendo el problema equivocado

16 Abril 2009 – Escrito por Perogrullo

Las empresas, y sobre todo las categorías de producto, no desaparecen porque alguien comete un error o porque un problema no se resuelve. Desaparecen porque se arreglan los errores que no son; porque se resuelven los problemas equivocados. El principal problema de contaminación de las ciudades a finales del siglo XIX y principios del XX era la bosta de caballo. Pero ese problema no se resolvió con métodos más eficientes de recogida de estiércol; se resolvió eliminando los caballos como sistema principal de transporte por medio de su reemplazo por tranvías, autobuses y automóviles. En la vieja leyenda sobre los fabricantes de hielo de Nueva York las mejoras en la eficiencia de la producción y distribución de barras de hielo no detuvieron el imparable avance de las neveras domésticas. Los productos que eliminan viejas categorías sólidamente asentadas en el mercado no los reemplazan, sino que los vuelven inútiles; un ordenador digital no es un ábaco más eficiente, es otra cosa que casualmente elimina la necesidad del ábaco. Es por eso que argumentos a favor de los periódicos como el siguiente son tan patéticos, y tan tenebrosos para el futuro del papel; porque si la mejor defensa del periódico de papel es que en Internet no se pueden pasar las páginas adelante y atrás… el diario está muerto. Hay próceres de la profesión periodística que piensan de verdad que las características táctiles y de facilidad de uso del fajo de papeles que es hoy un diario garantizan su pervivencia, dado que Internet no puede (por supuesto que no) reemplazar esa sensación. Tampoco puede manchar las manos de tinta, ni envolver bocadillos. Pero si alguien piensa en serio que el diario sobrevivirá porque la gente siempre va a necesitarlo para envolver castañas, está condenado: acabará produciendo un excelente material de envolver, resolviendo el problema equivocado. Porque producir papel manchado es un noble oficio, pero no es periodismo. Y si alguien pretende remedar en Internet el papel estará también resolviendo el problema equivocado. Ahora sí que temo de verdad por el futuro de mi sector y de mi profesión.

EL CAMBIO ES IMPARABLE. FUENTE: www.elmundo.es

10 Abr

COPIO/PEGO una evidencia más de que el cambio en nuestra profesión continua, acabará llegando también aquí, aunque quizás tarde más de lo deseable. Internet sigue siendo el dorado en cuanto a oportunidades para cambiar las cosas, autoemplearse y dignificar la profesión. Tal es así que un blogger se lo explica a los graduados en la mejor escuela de periodismo de Estados Unidos. Lo dicho, aquí llegará más tarde, pero llegará.

Un ‘blogger’ en el templo del periodismo

joshua-marshall
PABLO PARDO desde WASHINGTON
ImprimirEnviar noticiaDisminuye letraAumenta letra

10 de abril de 2009.- En las Universidades de EEUU, una de las tradiciones más sonadas es la de la Graduación. Normalmente, las instituciones académicas se pelean por llevar ante sus alumnos al mejor orador posible (por ejemplo, en la Escuela en la que otro compañero de blog, Ricard González, y yo nos graduamos, han ido en los últimos años a despedir a los alumnos, Mohamed ElBaradei, el Dalai Lama, Kofi Annan, Bob Rubin y Bob Zoellick; este año le toca a Ban Ki-moon).

Normalmente, se busca a alguien con nombre, más que con capacidad dialéctica (me han contado que Rubin, en un alarde de desprecio, leyó a los graduados un trozo del Prólogo de sus Memorias; unas Memorias que, después de la que ha armado en Citigroup, debería quemar en la hoguera).

Ahora, el Máster de Periodismo de la Universidad de Columbia ha invitado a dar el discurso de Graduación de este año… a un blogger. Tradicionalmente, ese discurso (la lección Henry Pringle) había sido dictado por un periodista. Mejor aún si el periodista era de prensa escrita y demócrata. Ahora, Columbia, que tiene la mejor escuela de periodismo de EEUU, ha decidido ponerse al día. Josh Marshall, el fundador y director del blog Talking Points Memo, va a ser quien se dirija a los alumnos.

Marshall comparte con muchos de sus predecesores su orientación ideológica y el hecho de que su blog está, como todos, dominado por los textos (aunque, como en todos, las imágenes cada día juegan un papel más importante). También, al igual que los otros ‘Pringles’ (nada que ver con las patatas fritas), él tiene un enorme prestigio. Ha ganado un premio Polk (uno de los más importantes del periodismo de EEUU) y ha sido comparado a los fundadores del semanario Time. Su entrada en el panteón de ilustres de Columbia revela, en todo caso, que el blog ya es una forma de periodismo tan consolidada como cualquier otra.

AIRE FRESCO, por Oscar Sin Nick

13 Mar

congreso1

No, no voy a hablar de Del Olmo, ya que aquí hablo de política lo justo, y menos si hace falta. Además, a mí lo del ya ex-consejero me ha cogido de viaje.

He  estado en Huesca, lugar al que si no fuera por un congreso de periodismo digital, no tenía pensado ir en los próximo quince años, por lo menos. Mis nuevos jefes han tenido a bien enviarme a este congreso, que ha contado con las primeras figuras del periodismo 1.0 y 2.0, con una guinda esta mañana, un cara a cara (de buen rollo constructivo) entre Soraya Sáenz de Santamaría y Leire Pajín, con la periodista Ana Pastor (la de 59 segundos) de moderadora. Un lujo.

Dudo entre escribir varios posts sobre los aspectos más destacables del congreso, o directamente abrir un blog nuevo dedicado en exclusiva a ello. Posiblemente, visto lo vago que estoy últimamente, me decida por la primera opción, así reanimamos un poco a este blog que a veces parece arrancar y otras se me duerme en los laureles.

Este congreso, que ha estado muy bien para los muchos estudiantes que han asistido, y para los profesionales que nos hemos mezclado entre la “muchachada”, debería ser de obligada asistencia para los parados, en especial para los recién parados. Me he acordado mucho este día y medio de una excelente profesional y mejor persona que ha perdido (se lo han quitado) su trabajo. De esta gente se ha hablado mucho, pero más aún de quienes son responsables de haber llevado a nuestro sector y a la profesión hacia el abismo.

Hace quince años (como pasa el tiempo, me estoy haciendo viejo, joder!!!) cuando intentaba sacar dignamente la licenciatura, nos presentaban una y otra vez un panorama oscuro de la profesión. Los profesores solían elegir el principio de curso para desanimarte, para decirte que eramos muchos, cada vez más, que las empresas nos iban a explotar, pagar poco y exprimirnos… pero poco más. Como mucho se apostaba en aquel entonces por la especialización.

¿Especialización? Depende de qué y para qué, de medicina hablan mejor que yo los médicos, y de economía… bueno de eso no habla nadie bien, y cuando se hace siempre es a toro pasado, “si ya lo decía yo”. No era un panorama claro. Ni siquiera las prácticas estaban estructuradas y remuneradas, era todo un caos organizado por editores sin escrúpulos y con la sartén por el mango.

¿Qué pasa hoy? No es algo que se pueda resumir en una frase, un párrafo o un post, pero sí hay una idea que hay que empezar a meterse bien en la cabeza: esto está cambiando gracias a internet, y hay oportunidades ahí fuera esperándonos, a nosotros, no a los editores (bastante tienen con cuadrar las cifras echando gente). Si puedes ser tu jefe o tu editor, para qué vas a mandar un currículum. Además, si triunfas, llamarán a tu puerta.

Me gustaría tener diez años menos, cuestiones biológicas aparte, porque hoy en día, con un caos mayor que hace quince años, las cosas están cambiando muy rápido y las fórmulas de éxito no exigen ni mucho dinero, ni mucho personal, ni muchos medios tecnológicos. Lo que va a mover la rueda de nuestra profesión y de gran parte del sector de los medios de comunicación es el TALENTO. De ello voy a hablar en los próximos días, tranquilamente, haciendo una digestión lenta pero placentera de las muchas cosas que he visto y he oído.

Me merezco varios capones de todas formas: no tengo fotos, ni llevé portátil, ni he informado en vivo y en directo del desarrollo del congreso… Es lo mínimo que se le podría a exigir a un blogger que se precia de tener un poco de experiencia en estas cosas.

La vida es como una caja de bombones.

OMITIENDO QUE ES GERUNDIO, por Oscar Sin Nick

19 Ene

periodismo_edited

 

Fernando Collado es uno de los pocos columnistas con criterio, conocimiento de causa y estilo que habitan las cada día más atestadas y devaluadas columnas de opinión. No es la primera vez que ensalzo una de ellas, aunque desde que lo hice la última vez hasta ahora, ha mediado bastante tiempo, y un hecho que me dejó realmente descolocado.

Me refiero a su supuesta pertenencia al engendro de la APP, la agrupación profesional de periodistas, que dicen las malas lenguas (o no tanto) se ha quedado en un bochornoso experimento sin ni siquiera gaseosa, ya que al parecer, algunos de sus miembros reniegan ya del monstruito.

Me llamó la atención su pertenencia a esa “cosa” (había escrito piara, pero me parecía un poco fuerte, habiendo entre ellos gente a la que aprecio en lo personal), y tengo pendiente una conversación con él sobre ese tema.

Vuelvo a la cuestión que nos ocupa, el de las omisiones, y del que Collado hoy da buena cuenta en su columna de El Mundo Hoy en Cantabria, por el affaire Marcano y por otro tema, relacionado con la última Junta General de Accionistas del Santander, en la que un señor que tan sólo posee una acción le montó el pollo a Botín, y nadie lo contó, a excepción de Collado en su Faro de Cantabria.

Claro que podríamos decir aquello de que al fin y al cabo, el Banco de Santander es una entidad privada (bueno, tras esta crisis, ningún banco puede sacar demasiado pecho, pero en fin), y las cuitas de Marcano con la Justicia, donde entra en juego “lo público”, son harina de otro costal.

Es bochornoso el silencio mediático con el tema de la querella contra Marcano, en especial el del DM. Es una opinión, pero es que además es una evidencia. Comparto muchas de las apreciaciones que hace Collado en su columna sobre como estas actitudes están hundiendo en el fango la credibilidad de nuestra profesión ante la sociedad.

Acostumbrados a que nunca pasara nada, y que cuando pasaba, nos poníamos todos de perfil, nos tapábamos la nariz, y a otra cosa mariposa, la irrupción de El Mundo Hoy en Cantabria, con todos los matices que se le quieran poner, ha servido para al menos abrir una ventana en esta sociedad nuestra, tan cerrada y mansurrona sobre todo cuando hay una polémica gorda, de estas que desestabilizan el poder establecido.

Siguen faltando espacios de libertad, y en Internet, en nuestro entorno más cercano, esa carencia es aún mayor. Desaparecido El cántabro perplejo, y en menor medida Periodistas de Cantabria y Lo llaman política, ya solo quedan los comentarios de la web del Diario como espacio para opinar y debatir. Claro que se trata de un espacio que no tiene un pase en lo del control de lo que se dice. Que nadie me entienda mal, que no hablo de censura, pero una cosa es poder decir lo que quieras y otra cosa es permitir insultos, algo que tampoco es tan difícil de controlar, y en donde esta web es, como mínimo, laxa y muy permisiva.

Por mucho menos, blogs emblemáticos que pasaron a mejor vida, tuvieron que cerrar sus puertas. Ahí dejo la reflexión.

Sí, lo sé, empecé hablando de periodismo y acabé de nuevo en la blogosfera. Corremos el peligro, los periodistas, de acabar superados por todos los flancos y de quedar como meros amanuenses de lo que dicta este o aquel partido político, o el Gobierno de turno.

Otros vendrán que de tu casa te echarán, me temo.

P.D.: Para leer el artículo… haber comprado El Mundo (que de momento sigue solo en papel).