Tag Archives: Lo llaman Política

OMITIENDO QUE ES GERUNDIO, por Oscar Sin Nick

19 Ene

periodismo_edited

 

Fernando Collado es uno de los pocos columnistas con criterio, conocimiento de causa y estilo que habitan las cada día más atestadas y devaluadas columnas de opinión. No es la primera vez que ensalzo una de ellas, aunque desde que lo hice la última vez hasta ahora, ha mediado bastante tiempo, y un hecho que me dejó realmente descolocado.

Me refiero a su supuesta pertenencia al engendro de la APP, la agrupación profesional de periodistas, que dicen las malas lenguas (o no tanto) se ha quedado en un bochornoso experimento sin ni siquiera gaseosa, ya que al parecer, algunos de sus miembros reniegan ya del monstruito.

Me llamó la atención su pertenencia a esa “cosa” (había escrito piara, pero me parecía un poco fuerte, habiendo entre ellos gente a la que aprecio en lo personal), y tengo pendiente una conversación con él sobre ese tema.

Vuelvo a la cuestión que nos ocupa, el de las omisiones, y del que Collado hoy da buena cuenta en su columna de El Mundo Hoy en Cantabria, por el affaire Marcano y por otro tema, relacionado con la última Junta General de Accionistas del Santander, en la que un señor que tan sólo posee una acción le montó el pollo a Botín, y nadie lo contó, a excepción de Collado en su Faro de Cantabria.

Claro que podríamos decir aquello de que al fin y al cabo, el Banco de Santander es una entidad privada (bueno, tras esta crisis, ningún banco puede sacar demasiado pecho, pero en fin), y las cuitas de Marcano con la Justicia, donde entra en juego “lo público”, son harina de otro costal.

Es bochornoso el silencio mediático con el tema de la querella contra Marcano, en especial el del DM. Es una opinión, pero es que además es una evidencia. Comparto muchas de las apreciaciones que hace Collado en su columna sobre como estas actitudes están hundiendo en el fango la credibilidad de nuestra profesión ante la sociedad.

Acostumbrados a que nunca pasara nada, y que cuando pasaba, nos poníamos todos de perfil, nos tapábamos la nariz, y a otra cosa mariposa, la irrupción de El Mundo Hoy en Cantabria, con todos los matices que se le quieran poner, ha servido para al menos abrir una ventana en esta sociedad nuestra, tan cerrada y mansurrona sobre todo cuando hay una polémica gorda, de estas que desestabilizan el poder establecido.

Siguen faltando espacios de libertad, y en Internet, en nuestro entorno más cercano, esa carencia es aún mayor. Desaparecido El cántabro perplejo, y en menor medida Periodistas de Cantabria y Lo llaman política, ya solo quedan los comentarios de la web del Diario como espacio para opinar y debatir. Claro que se trata de un espacio que no tiene un pase en lo del control de lo que se dice. Que nadie me entienda mal, que no hablo de censura, pero una cosa es poder decir lo que quieras y otra cosa es permitir insultos, algo que tampoco es tan difícil de controlar, y en donde esta web es, como mínimo, laxa y muy permisiva.

Por mucho menos, blogs emblemáticos que pasaron a mejor vida, tuvieron que cerrar sus puertas. Ahí dejo la reflexión.

Sí, lo sé, empecé hablando de periodismo y acabé de nuevo en la blogosfera. Corremos el peligro, los periodistas, de acabar superados por todos los flancos y de quedar como meros amanuenses de lo que dicta este o aquel partido político, o el Gobierno de turno.

Otros vendrán que de tu casa te echarán, me temo.

P.D.: Para leer el artículo… haber comprado El Mundo (que de momento sigue solo en papel).

Anuncios