Tag Archives: La Sexta

TELEDIARIOS VARIOS, por Oscar Sin Nick

3 Oct

Hoy he leído la penúltima teoría sobre el descenso de las audiencias en los informativos de televisión de las cadenas nacionales. Culpable, la TDT.

Yo diría que un poco de TDT, otro de internet y sus posibilidades, otro tanto de la baja calidad de los informativos, y una pizca de que básicamente se hace lo mismo que hace diez años, pueden ser los pilares sobre los que se asiente la crisis de este formato, caro para los ejecutivos de cuentas, y vital para barnizar la línea editorial de un medio de comunicación, tal y como lo vemos los profesionales.

Parto de varios apriorismos, como que hay demasiado suceso, escasísima información internacional, que gira además siempre en torno a Obama, algo de la UE, y sucesos everywhere (más sucesos), y que se abusa de las colas (imágenes con el presentador debajo leyendo un breve texto que las explica) con el objetivo último de hacer bulto.

Pero insisto, son apriorismos, sensaciones que uno tiene zappeando y viendo más unos que otros, además de que por si no lo he dicho suficientes veces lo digo una más, soy devoto defensor de Euronews y su ventana al mundo con una visión europea.

Por ello, para rebajar un poco esta visión subjetiva, voy a dedicar los próximos posts a analizar uno a uno el informativo del día de las cadenas nacionales (las locales las dejo para el final, y ya veremos si doy el paso). No voy a ir día a día, sino que dependerá del tiempo que tenga, ya que mi intención es ver el informativo entero, minutar, diseccionar contenido, formato…

Mi idea es analizar: La Primera, Antena 3, Cuatro, Telecinco, La Sexta, y Veo 7. Como hay tiempo, ya que me doy un mínimo de dos semanas, a tiempo estáis de meter en los comentarios alguna más que se me haya podido pasar.

No analizaré los de fin de semana, ya que se cambian presentadores y escaletas con respecto al resto de la semana. En todo caso eso daría lugar a un experimento posterior. Es decir, que el análisis será siempre de informativos de lunes a viernes. Mi idea es coger el de las tres de la tarde (en algunos casos calcado al de las nueve, dicho sea de paso).

Esto no va a ser una tesis doctoral ni un estudio científico, simplemente es un pequeño experimento que me apetece hacer y que compartiré con vosotros.

Próximo post: El Telediario de las 3 de TVE.

Anuncios

EL MUNDIAL EN LA DISTANCIA (X), por Oscar Sin Nick

28 Jun

El fútbol sigue siendo justo, premiando a los mejores aunque sea a costa de ser cruel con los más débiles. Alemania y Argentina siguen adelante. La primera recuperando el fútbol demoledor de su primer partido, aunque en vez de Australia tenía delante a una Inglaterra que a pesar de andar perdida todo el Mundial, sigue siendo Inglaterra.

Alemania superior, y el árbitro, desastroso, dándole una excusa a Capello para justificar lo injustificable. Afortunadamente están fuera, y los alemanes nos seguirán deleitando con una propuesta que está a años luz del anticuado ‘catenaccio’ (catenaching) de los de Capello.

Suerte similar corrieron Argentina y México, aunque con matices. Hubo error, garrafal, del árbitro, alterando el discurrir de un partido en el que hasta ese momento los de Maradona no habían demostrado gran cosa. México de todas formas no da para más, les falta una referencia arriba, un paso más.

Los argentinos estuvieron contundentes, y siguen ofreciendo la sensación de que nadie les ha puesto en apuros de verdad (quizás México la primera media hora), con lo que aún no sé lo favoritos que son. Arriba temibles y contundentes, atrás me ofrecen muchas dudas, y su centro del campo es superable.

Y metidos a decisiones injustas ¿qué me dicen del escándalo del GP de Valencia? Vaya por delante que Hamilton no tiene la culpa de que le protejan siempre. Aquí las culpas son para la maFIA, que una vez más enseñó su peor cara. Lo peor es que se la partieran al Nano. Da igual, yo sigo confiando en que todavía dará mucha guerra.

Las retransmisiones merecen un breve apunte. En Cuatro echo de menos a Quique Sánchez Flores. Hemos pasado de tener a un experto que te diseccionaba las tácticas y los porqués del partido, a tener que aguantar los intrascendentes comentarios de Hugo Sánchez, que no aportan absolutamente nada. Menos mal que Maldini está ahí para cubrir las vías de agua que va dejando el azteca cada vez que se le require para que ejerza de experto.

Y en La Sexta a quien echo de menos es a Pedro de la Rosa. Me alegro de que esté en la pista, disfrutando de lo que más le gusta, pero sin duda las retransmisiones pierden un poco de magia. Marc Gené es un crack en cuanto a conocimientos, pero a mí no me enamora.

Lobato debería además moderarse un poco, y lo dice un alonsista.

EL MUNDIAL EN LA DISTANCIA (IV), por Oscar Sin Nick

19 Jun

Es evidente que lo de ‘mal de muchos…’ es un brebaje más que efectivo cuando te llevas un gran sopapo como el de Suiza. Pues mira tú que Alemania, Francia e Inglaterra, poco tienen de qué presumir.

Los teutones han sufrido un poco el mal de España, jugaron bien, pero perdieron.

Francia está acabada, su imagen el otro día contra los mexicanos fue lamentable, y eso que tienen razón para reclamar que los dos goles aztecas fueron ilegales, uno por fuera de juego y el otro por penalty inexistente. Da igual, merecían el mayor de los castigos por indolentes, apáticos, y por tener un seleccionador desquiciado.

Y los ingleses, los mismos que culpan a Sara Carbonero de nuestros males, pues ya ves, su razón es básicamente Capello, que ha neutralizado cualquier licencia al ‘jogo bonito’ que jugador por jugador podrían hacer los ingleses, que tienen buena plantilla, pero carecen de personalidad. Ni ellos saben a qué juegan.

Me sentó mal lo del Times sacando en portada a Iker y a Sara. Lo primero porque yo creía que eso solo lo hacían popes de la Telemierda como Jorge Javier. Por desgracia, ahora también el Times se apunta a una moda que podríamos llamar algo así como ‘Written Rubbish’ o ‘Shit Press’. Será por palabras malsonantes.

Yo, que no soy fan de Sara en lo profesional (está muy buena, menuda noticia), sin embargo creo que ese tipo de interpretaciones matan la poca credibilidad que le queda al periodismo. Señor Murdoch ¿en serio cree que la gente va a pagar por chorradas como esta en su modelo on-line de pago?

La Carbonero podría ser criticable por muchas otras cosas. Calamidad a pie de campo, correcta en el estudio, es, lo siento pero no veo otra cosa, una chica mona. A mí me encanta otra chica mona, que trabaja en La Sexta, que se llama Susana Guasch, y que destaca primero por lo que hace y después, al que le guste, por su físico.

Es una cachonda mental, con capacidad de improvisación, agilidad en los diálogos, graciosa (de las personas con las que te ríes, no que te ríes de ellas), y además, no suele tener problemas con el inalámbrico.

Hoy veré a Camerún y a Dinamarca. En Cuatro, donde más sigo disfrutando de las retransmisiones.

FUSIONES Y TRANSFUSIONES, por Oscar Sin Nick

19 Dic

Mientras en Cantabria el débil sector audiovisual sigue quemando naves a la espera de que las licencias de TDT sean, de verdad, inminentes y tangibles, a nivel nacional se está produciendo un terremoto de incalculables consecuencias. Se está haciendo carne aquella frase que decía ‘la política hace extraños compañeros de cama’. La política, y los negocios, no nos engañemos.

Telecinco se merienda a Cuatro, y Antena 3 está a punto de irse de merienda con La Sexta. Impensable hace un par de años, la necesidad aprieta, en ambos casos.

Telecinco o Telemierda, como se prefiera, es una de las compañías más rentables del sector, líder de audiencias (aunque menos), y por mucho que pese a los puristas (me incluyo), es una referencia a nivel nacional. Inventaron la mierda, la mierda les explotó, y lejos de cambiar el tiro, la reciclaron y vuelven por sus fueros. Triste, pero real como la vida misma.

En cuanto a Cuatro, ha sido un caso curioso. Desde la atalaya de El País y la SER, inabordables e insuperables, aunque metidos en un grupo empresarial demasiado endeudado, han pasado a ser meros comparsas del panorama audiovisual patrio. En su descargo, nuevos formatos y una forma de hacer televisión (al menos para mí) profesional. No es Canal Plus, pero tiene cosas. Desgraciadamente, eso no vende tanto como la mierda, y a pesar de lo dicho más arriba, paradojas de la vida, han carecido de la imaginación que sí ha aportado La Sexta, de la que hablaré después.

Si Polanco levantara la cabeza… La verdad es que desde que Don Jesús falleció, no han levantado cabeza, y han perdido ese aura de infalibidad que les acompañó durante muchos años. Cautiva y desarmada, Cuatro se entrega a los brazos de Berlusconi, ver para creer. Las campanadas del año que viene, si yo fuera Vasile (seguro que ya lo ha pensado) están muy claras, Belén Esteban e Iñaki Gabilondo.

En cuanto a La Sexta y Antena 3, que nadie se engañe, no es una cuestión ideológica, es puro negocio. Lara, el jefazo del Grupo Planeta, ha tenido bajo su mando los destinos de La Razón y Avui, sin despeinarse. Herrera y Julia Otero comparten parrilla en Onda Cero, y no pasa nada. Es todo negocio, y en este país consumen los derechas, los de izquierdas, y todos los demás (que aunque no lo parezcan son unos cuantos).

La Sexta, muy endeudada, es un caramelo muy goloso (sus derechos sobre los deportes de masas), y Antena 3, que en su generalista ha querido ser Telecinco light y se ha quedado en mierdecilla, ha entrado con buen pie en la TDT, y lo que es más importante, está saneada económicamente. Parece desde luego una fusión más lógica, y oye, unas campanadas con Jaime Cantizano y Patricia Conde, o entre Ángel Martín y Susana Griso, serían para tener en cuenta.

De todas formas, yo vería Telecinco/Cuatro. La Esteban y Gabilondo, impagable.

¿QUÉ MODELO?, por Oscar Sin Nick

12 Nov

telebasura

Menuda se está montando por la designación del nuevo gran jefe RTVE. Que si menudo viejales, que si no sabe nada de televisión en particular ni de medios en general, que si no había nadie peor… Bueno, la cosa es que no entra con muy buen pie este hombre, aunque no será porque por una vez PSOE y PP se han puesto de acuerdo en algo.

De todas formas, me ha llamado poderosamente la atención lo que dicen algunos compañeros de profesión en las tertulias, poniendo en duda la viabilidad futura de RTVE, que sin publicidad se va a hundir, y que claro, como ahora no pueden comprar más eventos deportivos, vaya tela.

Pues es precisamente ahí donde quería llegar. Estoy convencido de que el futuro de RTVE no solo invita al optimismo sino que además puede servir para mejorar la bazofia que se hace hoy en día en las privadas. Igual han llamado al señor Oliart para recuperar las viejas esencias, para recordar de donde venimos.

Yo no espero una televisión pública que haga corazón, ni que haga operación triunfo, ni que financie cine (que lo haga el Ministerio), ni que se pegue por derechos de retransmisión de grandes acontecimientos. ‘Ha dejado de ser la televisión de referencia en los grandes acontecimientos’, pues vaya problema.

TVE puede aspirar a ser la televisión de 59 segundos a las 22:00 sin publicidad, o la de Días de Cine, a las 20:00, la de las grandes películas antes de las dos de la mañana, sin publicidad, la de los debates que importan, las entrevistas que interesan, unos buenos informativos (ahí sí que hay que gastarse la pasta y no en Champions), la de los grandes reportajes, los grandes documentales.

Que sea una tele de contenidos, dirigida al gran público pero sin el agobio de las audiencias. Si Telecinco sube con la bazofia habitual, no pasa nada porque TVE baje, si el público que tiene se encuentra contenidos de calidad, y no de cantidad de share.

Es muy posible que un futuro inmediato sin publicidad dé vértigo, pero creo que si se enfoca el tiro adecuadamente, ‘el share no es cosa mía’, podrán experimentar y vivir sin agobios.

Una buena tele sin publicidad es posible. Para hacer bazofia patrocinada ya está el pelotón de las privadas, que además viven al borde del suicidio share mediante.

HAY TITIRITEROS Y TITIRITEROS, por Oscar Sin Nick

8 Feb

titiriteros

Pues sí, yo también voy a hablar de Wyoming. Han pasado varios días ya, y tras haber asimilado ya los efectos de la enésima campaña de publicidad viral de La Sexta, veo que sus adversarios no aprenden, o quizás es que simplemente, no quieren aprender.

Dicho esto, más grave, o más triste mejor dicho, me parece lo de la Asociación de la Prensa de Madrid, que ha puesto una muesca más en la nómina de despropósitos de quienes nos representan ante la sociedad, subrayando de paso un principio que tengo asumido desde hace tiempo, cuando quieras hacer algo, hazlo tú. Así que eso, que para representarme, ya estoy yo.

Viendo la torpeza de Urbaneja me recorre un sudor frío por la espalda, veo que lo de los presidentes de asociaciones de periodistas es peor de lo que pensaba. A nuestra presidenta la salva que como nunca se mete en ningún debate nunca se equivoca.

Han sido muchos los que han chapoteado en el lodazal de las supuestas malas pulgas de Wyoming, y no contentos con ello tras descubrirse el entuerto, han apelado a aquello de ser más papistas que el Papa, discerniendo sobre la conveniencia o no de utilizar el maltrato a los becarios como cebo para que unos torpes le hicieran a El Intermedio un poco más de publicidad gratuita.

Dejo una pregunta en el aire, que creo que se responde sola ¿con quién se irían a trabajar esos becarios, con Wyoming o con los que les defienden?

Me he desternillado de risa con las tertulias montadas ad hoc para crucificar a Wyoming, y por toda la que se ha montado, pero siempre hay un ángulo de la crítica que te permite mirar un poco más allá, y ver las cosas con otras perspectivas con las que no contabas.

Habló Felisuco, y lo volvió a hacer en su columna de El Mundo Hoy en Cantabria, y otra vez me quedé ojiplático leyendo algunas de sus reflexiones.

Wyoming y Felisuco son dos buenos ejemplos de lo que es ser coherente y de lo que no. Lógicamente, la coherencia se la dejo al primero, mientras que el segundo parece que aún sigue buscando su lugar en este mundo.

Monzón que estudió medicina (en la wikipedia pone que se licenció) y que es un showman, grita a los cuatro vientos que no es periodista. Álvarez, del que desconozco si alguna vez estudió, ejerce de showman, pero tiene debilidad por el periodismo, al cual pretende salvar día sí y día también.

Wyoming tiene un programa en el que a la vez que bromas y cachondeo, mete la propaganda que a él le interesa. El Locha es el emisor y el mensaje, está de vuelta de todo.

Hay titiriteros y titiriteros.

Un periodista debería ser , “sabio, capacitarse ininterrumpidamente, debería tener sentido de la responsabilidad, debería respetar las normas de la ética, debería amar su trabajo. Pero también debería ser un hombre abierto a otros hombres, a otras razones, a otras culturas, tolerante y humanista”.

Ryszard Kapuscinski

PLAN DE RESCATE AUDIOVISUAL, por Oscar Sin Nick

10 Dic

tele_edited

La noticia no es nueva, ya que la nueva Ley Audiovisual es un asunto que tiene tanto tiempo de retraso a sus espaldas que huele a rancio. En plena orgía de recortes publicitarios = recortes de beneficios = hay que echar a mileuristas a la de ya, parece que el Gobierno va a entrar en razón y acabará haciendo de RTVE algo más parecido a un servicio público y no como ahora, que compite como las demás, con el único matiz de que dispara con polvora del Rey, perdón, de sus súbditos.

El objetivo es llevar a la televisión pública al irrelevante papel de la PSB norteamericana, muy pública ella, pero irrelevante en términos de opinión… pública. ¿Es este el objetivo que persiguen desde la UTECA? Bueno, lo visten así de bonito pero en el fondo, lo que está en juego es la tarta publicitaria, pura y dura.

Tuve un tío, ya fallecido, que también fue profesional de esto de los medios de comunicación, y que en una de las charlas que tuvimos sobre la materia, me dijo que me grabara a sangre y fuego un principio que puede parecer perogrullo pero que a veces parece ser olvidado por quienes montan un chiringuito de comunicar “la tarta publicitaria es la que es, y cualquier actor nuevo va a quitar a los demás, ya que la tarta no crece“.

No sólo no crece, es que además ahora está quedándose en migajas, mantiene el tamaño, pero los trozos de pepperoni (el mondongo financiero) son pequeñitos. Quienes están dentro del mundo de la publicidad a nivel local hablan de un 2009 catastrófico, en el que el guarismo del 30% (de menos) parece el entorno en el que se va a mover todo. Quizás sirva de paso para darle un poco más de sentido a la forma de invertir publicidad, ya que a veces uno no puede entender como se invierten cantidades astronómicas en espacios que… nadie ve.

Esto nos llevaría a hablar del Gobierno Regional y de su sectarismo a la hora de financiar medios afines y mantener a cero a otros que no le bailan el agua. Sólo un ejemplo: en Cantabria hay tres periódicos, dos están auditados por la OJD, mientras que el tercero hace tiempo que no lo está. Curiosamente, el Gobierno solo mete su dinero en uno de los auditados (el más leído)… y en el periódico que no está auditado (es decir, que nadie sabe si se lee mucho, poco… o nada). No hace falta que de nombres.

Pero volvamos a la tarta menguante. Hay menos publicidad, menos dinero a repartir… y claro, decirle esto a los jerifaltes de las televisiones, que se han llenado los bolsillos hasta los topes en estos años de ladrillovisión, es como hablarles en chino. Así que algo hay que hacer para que no echen a todo el que se mueva (que de todas formas ya han empezado a hacerlo, hasta Picazo y su equipo ha caído). Quitando un uno por ciento de publi en 2009 a la tele pública y otro tanto en 2010, las cuentas empezarán a cuadrar un poco mejor.

A ello le seguirá la lógica pérdida de poder adquisitivo del ente público, que aunque anda metido en gastos últimamente, no podrá contar con esos ingresos publicitarios que se repartirán las privadas. Menos contenidos caros es igual a menos audiencia para ellos… y más para los demás, que desde que Cuatro está en abierto y La Sexta se ha unido al cotarro, han visto como desaparecían los 22,21,20, e incluso los 19 de media, pegándose los grandes por un 18 por ciento de share (general), que tampoco está nada mal.

No será la panacea, y seguro que RTVE todavía dará muchas tardes de gloria a los críticos más corrosivos con su gestión del dinero público, pero parece, eso al menos se atisba en el horizonte, que a partir del próximo año, ya nada será igual entre pública y privadas. Una pena que las autonómicas no vayan a tomar de momento esa senda y prefieran seguir dilapidando dinero público sin rigor presupuestario alguno.

Aquí, en Cantabria, no hay autonómica. Aquí hay… AQUÍ.