Tag Archives: La Opinión de Granada

LA CLAVE, AL FINAL. Fuente: www.gurusblog.com

23 Nov

PUEDES LEER AQUÍ EL ORIGINAL

Malos tiempos para ser periodista, recopilando despidos de los diferentes medios

Llevo varios días viendo a través del excelente blog 233grados (forma parte deLainformación.com), como se van produciendo día tras día noticias negativas en diferentes periódicos, principalmente Expedientes de Regulación de Empleo (EREs), despidos o reducción de sueldos.

A modo de resumen detallado, recopilamos aquí los diferentes despidos o EREs que se han producido en los últimos meses y que según el observatorio de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) se ha llevado por delante 3.000 empleos en los medios de comunicación españoles :

Como podemos ver los casos de EREs o despidos es considerable y en los últimos días parece haberse acelerado….Estas cifras se añaden a los 46.600 despidos que hubo en los EE.UU durante el año 2008 así como los 4.000 que hubo en España en el mismo año.

A modo de resumen nos encontramos ante un sector en mínimos que genera una gran destrucción de empleo y que añade a la crisis económica un problema grave de modelo de negocio debido al impacto de  internet. En este entorno tan negativo, ¿alguién se anima a ser periodista? Cómo bien dice Silvia Cobo en su blog Lola como molaemprender es el probable futuro de los periodistas!!!

 

UN CIERRE MÁS, UN MEDIO MENOS. Fuente: www.jrmora.com/blog/

8 Nov

PUEDES LEER EL ORIGINAL AQUÍ, INCLUYE UNA MAGNÍFICA VIÑETA.

Maravillosa profesión, mierda de trabajo Twitter-tonter-follow Un Meneito

El cierre de la Opinión de Granada en papel, que ha dejado a su plantilla en la calle no es, como puedan pensar muchos, sólo otro caído por una recién estrenada crisis de la prensa.

La prensa siempre ha tenido crisis, pero sólo para los que trabajaban en ella.

Ahora se empiezan a ver reacciones y apoyos más directos y sonados del resto de medios, en Granada hasta los trabajadores del ente público RTVA colocaron una pancarta en  su puerta  como apoyo a los despedidos con el lema “NO al Cierre de la Opinión“  y se concentraron un rato a las puertas de la delegación de la tele autonómica. Mientras, en el resto de ciudades españolas donde había delegaciones de este diario se sucedían las concentraciones.

Además, casi todos los medios de comunicación informaron  durante todo el día de la noticia del cierre y otros colectivos se movilizaron para dejar clara su repulsa.

La crisis “mundial”, aquella que nos dijeron que vino nacida de las entrañas de las hipotecas subprime, y las múltiples crisis dominó que afectan y tumban a otros gremios han hecho que hablar de cierres y despidos sea algo cotidiano, natural y necesario.

Pero esto no siempre ha sido así,  entre el personal de los medios de comunicación, menos a aún en ámbitos locales donde se pegaba cerrojazo a empresas de comunicación con plantillas abultadas o se iban cortando a pequeños cachos, mes a mes y como mucho se leía un breve que no parecía importarle ni al medio que lo publicaba.

Hace muy poco, el discurso de muchos trabajadores de los medios era  el del silencio dentro de la empresa y el del llanto en el bar.

Se asumía que la profesión “era así” y las plantillas (encubiertas) se solucionaban a base de prácticos, becarios y contrataciones basura de quita y pon convirtiendo la patada en el culo en el pan nuestro de cada mes.

Lo recuerdo perfectamente, no hace tanto tiempo, eran tiempos en los que intentar plantarle una huelga a la empresa por ejercer de carnicero loco de los derechos laborales era poco menos que ser un mártir sin cerebro.  Un idealista trasnochado.

Las jornadas interminables, horas jamás pagadas, “guardias” forzosas y gratuitas,  corresponsales de agencias repartidos por todas las provincias trabajando “a la  pieza” sin más contrato que la promesa de trabajar al día siguiente  y esperando esos reportajes que se pagaban algo mejor para suavizar el aterrizaje siempre forzoso del fin de mes. Y un largo inventario de feas costumbres  de explotación convertidas en ley de empresa.

Todos lo sabíamos y todos nos lo echábamos al lomo.

Pero ya no importa lo que ha provocado esta nueva situación y reacciones, aún siendo un triste detonante bienvenido sea, lo que más jode es que estas cosas sigan explotando en el culo de los currantes en lugar de en el bolsillo del empresario carnicero que lleva décadas haciendo despiece salvaje de sus trabajadores.

Y de paso lanzarle el guante a esos sindicatos  que en el pasado hicieron un vergonzososilencio, evitando todo ruido, ante cierres y despidos masivos en empresas donde no tenían representación

Porque la prensa siempre fue una maravillosa profesión pero una mierda de trabajo donde lo excepcional es tener unas buenas condiciones laborales, la situación sólo ha venido a clavarle la puntilla en un lodazal que ya estaba demasiado espeso.

—-

Sobran los comentarios