Tag Archives: ALERTA

AQUÍ UN PARÉNTESIS, por Oscar Sin Nick

25 Jun

Hoy vuelve a ser un gran día, como en su momento lo fue el nacimiento de El Mundo Cantabria. Nace una nueva cabecera, Aquí Diario, que contribuirá a enriquecer el pluralismo informativo en la región, lo digo totalmente en serio.

Quienes sois lectores habituales de este blog sabéis que no le tengo demasiado aprecio a su editor y que desde su digital nos ha ofrecido ejemplos de lo que no se debe hacer en esta profesión, mentir, y que encima te pillen. Dudo que se vaya a reformar ahora en el papel.

Dicho esto, espero que al proyecto le vaya bien por sus profesionales, porque no está el periodismo sobrado de puestos de trabajo, y sin duda se abre una interesante lucha por hacerse con lectores y sobre todo, con publicidad.

Cuatro cabeceras para Cantabria, con el papel en franco declive y con la teta publicitaria agotada… a mí me parecen muchas, pero como yo no me juego la pasta, los editores sabrán.

De su primer número me voy a abstener de hacer comentarios, ya que no me parece el momento, aunque no me resisto a decir que me ha sorprendido.

¿Negativamente? ¿Positivamente? Una pista, la portada.

Y vuelvo a mi estado mundialista, donde la distancia es bastante más cómoda para hablar de lo divino y de lo humano.

¿MEDIOS? DE ¿COMUNICACIÓN? ¿SOCIAL? por Oscar Sin Nick

29 May

¿Cómo están usteeeeedeeeeees? Me imagino que bastante desinformados, acojonados con la que se nos viene encima, y esperando (los que estáis en Cantabria) que estos tímidos rayos de sol que asoman entre nubes sean algo más que un vago recuerdo de días no tan lejanos en los que algunos nos pusimos como ‘titos’.

De todas formas, si alguno de los miles de lectores que han empezado a leer este post esperan que yo les informe, o les alivie la que se nos viene encima, o que más aún, me las vea con la atmósfera para dejar un anticiclón sobre nuestras cabezas, paren de leer aquí mismo. Hasta ahí no llego.

Estaba yo trasteando con Twitter, red social a la que me estoy enganchando cada vez más, y a la que empiezo a dedicar casi tanto tiempo como a Facebook, cuando sufrí un ataque de Antonio Mora y su Radio Rabel. Tropecientas noticias colapsaron la pantalla, y claro, ante tal volumen de información… me fui.

Y como hace tiempo que no escribo sobre lo que se cuece por estos lares, pues hala, que manimao a escribir un post, y con el rollo que llevo ya, tiene pinta de acabar siendo un peasopost.

El título, medios de comunicación social. Que chulo queda ponerse esa etiqueta. Medios de comunicación social, y va uno y piensa en una tele, en una radio o en un periódico de papel. Una colleja más tarde se acuerdo de internet, y tras un café de las redes sociales.

Hoy en día, en Cantabria, la conformación de medios de comunicación social es de lo más barroca, y hasta quien parece que lleva el liderazgo en números, se deja cosas en el tintero.

Tenemos tres periódicos de papel. Uno (DM) es además web multimedia, otro (ALERTA) tiene una especie de web superkitsch para formato PDF, y finalmente el último en llegar (EL MUNDO) sigue sin dar el paso a la red de redes. De redes sociales, el primero las ha incorporado a su portal web, aunque yo no he llegado a entender muy bien las ventajas o la diferencia que hay entre estar o no estar, aparte de que de vez en cuando sufres invasiones de titulares. Sí es cierto, que agregando en facebook como amigo al DM te llegan también invitaciones a eventos (no es que te den la entrada, es que te dicen que puedes ir, cuestión de matices).

Radios. Aquí voy a obviar a las ilegales, así que no hablaré de la radio ilegal de Víctor Gijón. La SER ha metido ya programas en Facebook, desconozco si también lo hacen en twitter (hablo a nivel regional), y tampoco sé si tienen web propia, antes cuando eran asociados sí que lo tenían.

Cope tiene un espacio en la web nacional, y a partir de ahí cuelgan encuestas, artículos de opinión, y audios. No está mal. Nada en redes sociales, al menos a nivel regional.

Onda Cero, pobre espacio en la web nacional, y nada en redes sociales. Me entero de lo que hacen porque siempre les llevo puestos en el coche y en casa… pero se lo tienen que mirar.

Radio Nacional. Pues oye, para algo es nacional, es decir, a nivel regional radio y punto, y a nivel nacional tienen de todo. Vamos, parecidas virtudes y defectos que Onda Cero, aunque en este caso, como no los sintonizo (la cabra tira al monte) pues no sé qué tal les va la vida.

Radio Rabel. Ya he dicho alguna vez en este blog que son quienes más fuerte han apostado por las redes sociales, al menos es lo que me parece a mí. Su web me sigue pareciendo un caos, y sé que el lunes cuando me vea Mora me explicará mil historias de su gestor, lo mucho que le paran por la calle, la historia de Radio Nervión… etc etc. Muchos días sé más de su radio, que no sintonizo nunca, que de otras. No insisto más.

Televisiones: A punto de ser legales al 100%, las tres que quedan, aparte de TVE, tienen también diferentes formas de mostrarse.

La de Víctor Gijón tiene una web bastante apañada, con fallos que no le voy a decir por lo que él y yo sabemos. Desconozco si están en las redes sociales, porque tampoco me interesa demasiado, aunque si les encuentro intentaré hacerme amiguito para espiarles.

Telebahía tiene una web que promete, pero que le falta mucho desarrollo. Sugerencia, en las ventanas de los programas podían meter el último emitido. Sé que lleva tiempo, pero es que para mantener una web viva hay que meter horas. La emisión en directo funciona muy bien. Están en Facebook, y por supuesto, les tengo agregados como amigos. Que nadie olvide que hace diez años, por estas fechas, el que esto escribe presentaba allí los informativos. Como pasa el tiempo sniff sniff…

Popular TV: Nada.

TVE: Muy cómoda la web para ver informativos atrasados. Redes sociales rien de rien.

Digitales: Que nadie se asuste, que acabo rápido. En términos generales, excepto Santander Ciudad Viva y El Emporio Mora, el resto no tienen presencia en las redes sociales. Si los leo es por masoquismo en la mayor parte de los casos.

En definitiva, mi consumo de información que ha crecido mogochon con el uso de las redes sociales, está cambiando mis hábitos. A no ser que algo me guste mucho mucho (Carlos Alsina) cada vez tengo más pereza de ir a buscarlo, ya que tengo herramientas que me permiten estar perfectamente informado y ahorrarme mucho tiempo que antes empleaba en esperar a que el programa empezara, a que acabara la publicidad o a ir al día siguiente a comprar el periódico al kiosko.

Hablo de mí, claro está. Seguro que hay gente que no sabe de lo que estoy hablando (ni le importa), pero tras semejante rollo tiene mérito haber llegado hasta aquí.

Venga, lo dejo ya.

En serio.

Finito.

Hasta otra.

Pero prometo volver.

 

 

AQUELARRE, por Oscar Sin Nick

18 Mar

No sé cual es exactamente el motivo de celebración, ni por qué salen todos sonrientes en la foto (la del apagón en analógico, no el montaje sobre estas líneas), y en el caso de cámaras y redactores de televisión, no sé que pintaban ahí (ya sé que no es culpa de ellos, hasta ahí llego).

Que Cantabria sea de las primeras comunidades en finalizar la transición a la TDT es una buena noticia, sin matices, lo es, faltaría más. Que se diga que las incidencias el primer día han sido pocas, aunque habrá que esperar, es también magnífico, felicidades al Gobierno de Cantabria que presiden el señor Revilla y la señora Gorostiaga.

Pero claro, algun@ ya adivinará de qué voy a hablar. Pues sí, sois adivin@s, de las teles locales, un sector que ha sido la cloaca por la que se han tirado millones y millones de dinero público (en campañas publicitarias), y sobre todo muchísimo talento desperdiciado y mal dirigido.

Sigo sin conseguir explicarme (o que me expliquen) por qué hemos llegado aquí. El argumento de que había muchas teles para lo que es Cantabria, hace muchos meses que dejó de ser válido, ya que hoy en día quedan tantas teles como licencias (igual hay hasta menos), se ha sacado del mercado a una porrada de técnicos y periodistas que en la mayor parte de los casos se dedican a engrosar las listas del paro, malvivir, o simplemente, cambiaron de profesión, lugar de residencia y vida.

¿Por qué? ¿Nos merecemos esto? Yo creo que la clase dirigente (meto a políticos, técnicos y asesores) no es consciente del daño tan grande que se ha hecho a nuestra región puliéndose casi entero el sector audiovisual, que sería modesto, a veces cutrillo, malpagado, y algo pirata, pero era el nuestro.

Ayer hablaba con un amigo y reflexionábamos sobre la paradoja de que las televisiones a priori más fuertes, con más empaque, han cerrado. Localia y Cantabria Televisión se asfixiaron, cada una a su manera, mientras que el otro gran misterio de este desastre es el cierre de Canal 8 DM, oculto tras la gran mentira del apagón analógico, que a las televisiones locales no afecta, pero ya que el Pisuerga pasaba por ahí, cerramos, y nueve personas más a la calle.

Comparto muchas de las reflexiones del digital de los constructores así como las del director de la televisión del Gobierno, saben de lo que hablan porque ambos han sido (o son) arte y parte. Eso incluye, repito y reitero, el opaco cierre de Canal 8 DM, que por cierto ALERTA exagera, estira y sitúa como nuevo ariete contra Vocento y sus porqués.

Me podrán decir mis queridos F. y B. (y no me refiero a ninguna agenciaparatodoloquesetercie) que estas decisiones son complicadas, que hay que entender al Gobierno, que es todo muy complejo, que me hago pajas mentales… Pero lo cierto es que las teles locales siguen agonizando sin que nadie dé una explicación, buena o mala, sobre los motivos que conducen a un Gobierno, en tiempos de crisis, a dejar morir de inanición al otrora sector ahora sectorcillo de la televisión cántabra.

Ea, ea, ea, el DM se cabrea, por Oscar Sin Nick

13 Mar

Justo cuando empezaba a echar la vista atrás para ensamblar algunas vivencias y articular un nuevo post, acabo de leer el artículo de opinión del director adjunto del Diario Montañés, en el que con un evidente cabreo, grita a los cuatro vientos (y a sus miles de lectores) ‘que yo trabajo en Cantabria cojones, que a Bilbao solo voy a visitar el Ikea’.

Es curiosa esta polémica, que para mí no lo es, pero que algo de pupita hace si se llega uno a poner en evidencia negro sobre blanco. Ciriaco y sus tanques, y Gijón desde su chiringuito, hombre, pues la verdad es que no pierden ocasión en recordar que el capital del DM es vasco, pero aparte de la broma, lo cosa no creo que vaya mucho más allá.

De unos meses a esta parte, tengo que admitir, y me da igual que a alguien le incomode lo que voy a escribir, el Diario Montañés es, con diferencia, el periódico más interesante para leer de los que se hacen aquí. No estoy diciendo que sea el que más verdades cuente, o el que mejor trate al PP (lo cual sería puro egoísmo por mi parte claro), simplemente digo, que de un tiempo a esta parte, a sus periodistas les han quitado el freno de mano y les están dejando soltarse en temas y formas que han enriquecido mucho su contenido. A esto se une que la parte de fotografía, donde El Mundo había puesto tierra de por medio, se cuida mucho más, y están consiguiendo buenas portadas, buenos reportajes fotográficos… Lo dicho, que es un placer (al menos profesional) pasarse por sus páginas.

Dicho todo esto, repaso la semana, que empezó en un tête-à-tête entre mi jefe y el presidente. Al final, lo de siempre, poco importa si Revilla dice o no la verdad, al final lo importante es que mi jefe ‘no va a ser presidente’. En eso ha quedado el debate parlamentario.

Hemos estado con la gente de CESINE, con una charla de Nacho sobre comunicación política en la que demostró lo complejo que es este negocio, y sobre todo, que interioriza las muchas cosas en las que trabajamos y que está asumiendo como propias. Es algo que anima personal y profesionalmente, y que pase lo que pase en mayo de 20111, para mí ya es como para decir, misión cumplida. El reflejo en los medios, cero.

También estuvimos con los niños del colegio San José de Astillero. Nuevamente Nacho adaptó el mensaje, y estuvo muy didáctico con los chavales, que enseguida cogieron confianza y le ametrallaron a preguntas. Presencia casi nula de medios, y a pesar de nuestros esfuerzos, reflejo nulo. La próxima vez le prepararemos un guión en plan festival del humor, a ver si funciona. En fin.

La semana además nos trajo la inauguración del Tres Mares, que a pesar de la falta de invitaciones, nos ha permitido pasarnos algún rato divertido en la sala de montaje, como habéis visto en el vídeo que acompaña este post.

Ah, y los idus de marzo. Impresionante Marcano. Bueno, veremos como evoluciona este tema en el que sería recomendable para todas las partes y según te haya ido la feria, saber ganar y saber perder.

INFAMIA CON FIRMA, por Oscar Sin Nick

24 Nov

Todavía no salgo de mi asombro. Hoy he vuelto a leer una de las tribunas de opinión más lamentables de los últimos tiempos (no sabría si decir de la década o del siglo).

El tema es complejo ya que se une a lo que ha publicado hoy en exclusiva ALERTA sobre los manejos publicitarios del NO plan eólico. Colgaría el enlace, pero no es posible. De todas formas, no voy a ser yo el que se meta en semejante jardín, ya que no me corresponde.

La información de ALERTA se acompaña de una tribuna de opinión de Víctor Gijón titulada El Gobierno, el matón y la información, que lleva varios días colgada en su digital y que podéis leer aquí.

Tremendo, no hay por donde cogerlo sin sonrojarse de pertenecer a la canalla periodística. Lamentable, vergonzoso… de lo más fuerte que he leído.

La conclusión es que el Gobierno es tonto por regar de millones las arcas del DM, que el DM siempre que puede favorece al PP, y que tiene que dar de comer mejor a sus amiguitos, que siempre se lo agradecerán más y mejor. Y sobre todo: Sin la publicidad generada por el Gobierno de Cantabria y otras instituciones buena parte de los medios de comunicación de Cantabria habrían tenido que echar el cierre.

Vamos, que lo que tiene que hacer el Gobierno es comprarle a él (más todavía), y mejor aún que compre a todos los medios, y al DM ni agua.

Vayamos por partes. Niego la mayor de que la publicidad institucional es la que sostiene a los medios de comunicación de la región. Eso es falso, rotundamente falso, al menos en los que yo conozco (que son unos cuantos) por no hablar de mi anterior empresa, en la que la publicidad institucional siempre era bien recibida (faltaría más) pero no representaba ni mucho menos un porcentaje que pusiera en peligro su viabilidad en caso de que se produjera un drástico descenso.

Montar un medio de comunicación que base la cuenta de resultados en la publicidad institucional es un suicidio. Lo es desde luego desde el punto de vista de la credibilidad (la clave del éxito con tu audiencia radica ahí, y no en los publi-reportajes). Desde el punto de vista económico, si tu apuesta es hacer la pelota a una determinada opción política, lo lógico es que te vaya bien mientras gobiernen, y después, tendrás que elegir entre la chaqueta o la chequera.

Sí puedo aceptar que en el sector televisivo, una vez que el Gobierno se anime a dar las licencias, se habiliten fórmulas de financiación que permitan acometer ciertas inversiones, es algo que está ahora mismo en todos los corrillos, y es mejor que una televisión autonómica (es más barato). Ahora bien, cuando este señor habla de radios que cierran… ¿de qué habla? No será de las legales, que aunque están pasando un mal momento (como todos los sectores), ahí siguen, aguantando el tirón, con iguales plantillas, iguales programaciones, y como es lógico, rascando de donde pueden hasta que pase lo peor de la crisis.

Y luego está lo de la línea editorial. ¿Pero cómo se atreve a criticar la línea editorial de nadie quien hace ostentación de su militancia política? En nuestra profesión hay dos corrientes de pensamiento a la hora de abordar la información, quienes están convencidos de que la ideología no se queda en tu casa, y los que pensamos que la ideología es lo peor que le puede pasar a la información. La información es información, y todo lo demás son adornos.

Me imagino que el tema que publica hoy ALERTA dará todavía bastante de sí. Lo que veo más complicado es que un multimedia que solamente seguimos cuatro colgaos, y que canta de cojones cada vez que hace como que informa, vaya a dar lecciones a nadie de como hay que hacer las cosas.

Una vez, un prestigioso periodista me dijo que no hay que pisarse la manguera entre bomberos. Desgraciadamente, en este sub-mundo de piratas, los bomberos van con el cóctel molotov encendido.

Los paganos, al final, los de siempre… que al fin y al cabo somos los que financiamos este circo, nos guste o no.

ACTUALIZACIÓN: A petición de un lector enlazo el contenido de la información de ALERTA. Es de un digital que lo explica, ya que no tengo posibilidad de colgar lo que ha publicado ALERTA:

http://www.neocantabria.com/es/0/2/13685/

BLOGOSFERA POLÍTICA… CÁNTABRA, por Oscar Sin Nick

28 Jul

Politikk3

Ya les está costando, pero poco a poco se van sumando políticos a la blogosfera regional. No es un fenómeno nuevo, ni mucho menos, y quienes llevamos en esto unos añitos hemos visto como a la veterana/joven Ruth Carrasco, se han unido Víctor Cavia (que también lleva una temporada larga), Raúl Gil (veterano y joven también), Jesús Cabezón, Regino Mateo (otro clásico), Ramón Montero, recientemente Pepe Guerrero, y ahora, Eduardo Van den Eynde.

No hay que ser un genio para ver que aún hoy en día la desproporción es más que evidente, mucho PSOE, poco PP, y casi nada del PRC, con el blog de su grupo municipal en Santander que no deja poner comentarios, por lo que no me parece muy 2.0 que digamos.

No voy a entrar en contenidos, ya que creo que ese es un ejercicio que deben hacer quienes se pasen por esas bitácoras, comenten, y pongan el acento en lo que les gusta y en lo que no les gusta. A mí hay algunos que me parecen más amenos, otros que no me generan interés alguno, y otros que me parecen muy flojitos.

¿Qué supone esto en términos de comunicación política? Sin duda una revolución, tardía y necesaria, ya que el lenguaje está cambiando a pasos agigantados, y las nuevas tecnologías facilitan que la información fluya por lugares inimaginables hace pocos años. Esto es algo que gente como Ruth han entendido desde hace años, pero que sin embargo ha pasado desapercibido hasta ahora para el público en general.

Y es que hay un factor esencial para que la rueda funcione, y genere nuevas dinámicas a la hora de hacer fluir la información, sin los medios convencionales, no hay nada que hacer.

Me ha pillado de vacaciones el último episodio, no ha sido el primero, de lo que un post en en blog personal puede generar en la vida real. Van den Eynde escribe sobre el ‘no’ plan eólico, europa press se hace eco, los digitales se hacen eco, al día siguiente casi toda la prensa de papel (con editorial incluida en El Mundo), y hoy, con 24 horas de retraso, el DM se une a la fiesta, y le dedica un espacio que ya quisieran muchas ruedas de prensa.

Me podrán decir que en verano es más fácil colar estas cosas, que había poca actualidad que llevarse a la boca, que es pura casualidad… Eso es quedarse en la superficie. Insisto en la importancia que tienen los medios convencionales para multiplicar el mensaje aislado, en un mar de miles, millones de posts que cada día se publican en la red, pero no es menos cierto, que para quienes tienen que explicar el paisaje político, sus claves, sus recovecos, sus mensajes… hay otros lugares aparte de las notas, las ruedas de prensa, las entrevistas… Ahora ell@s (algun@s desde hace tiempo) cuentan sus cosas, a su manera, no siempre políticamente correcta, en sus bitacoras personales.

Se trata pues de una nueva fuente de información, de un recurso más, desde luego más válido que un rumor de café, y a veces mucho más impredecible que los mensajes cocinados a fuego lento en la sede de un partido.

De todas formas, el panorama político 2.0 sigue cojeando gravemente. Ya lo dije hace un año, y nada ha cambiado hasta ahora, sigue sin haber una bitacora que analice con criterio lo que pasa en nuestra región. Sí, me refiero a lo que en su día fue El Cántabro Perplejo, y que tuvo una breve sucesión, pero que ahora brilla por su ausencia. Los debates más ricos, encendidos, apasionantes, y plurales que yo he leído sobre cosas de Cantabria, no han vuelto a repetirse desde aquella época.

Creo que hay periodistas, jóvenes, enchufados a la red, pero sin la iniciativa necesaria, aunque sobrados de talento y criterio, para lanzarse a esa aventura. Si no es así, volverán los lamentos sobre lo mal que está la profesión, y sobre todo, por la cantidad de cafres que hoy en día han tomado el timón de la información política en internet, y que no son más que los mismos perros con distintos collares.

A  los políticos se les ve de que pie cojean, sin embargo a estos pseudo-comunicadores la cojera se la produce el bolsillo, el izquierdo o el derecho, según quien pague las facturas.

Año Cero, por Oscar Sin Nick

21 Jul

CTV

Ya valió de desconexión bloguera. Llevaba varios días con intención de ponerme a escribir algo sobre cómo veo el panorama mediático en la región, pero no acababa de encontrar el hilo argumentario, ni la inspiración, ni mucho menos las ganas para juntar cuatro frases. Desgraciadamente hoy tengo un motivo, no voy a decir que bueno, pero sí lo suficientemente significativo para que salga de mi parálisis ‘creativa’.

Desde que salí de Onda Cero, hace ahora casi un año, las cosas han cambiado significativamente en el ecosistema de los medios de comunicación de Cantabria. No sé si será cuestión de sostenibilidad pero ahora hay más sitio ya que hay menos actores implicados, el último en caer, Cantabria TV.

Lo primero que tengo que decir es que no me he enterado ni por una agencia de noticias, ni por un periódico de papel, ni por una radio, ni por una tele, ni tan siquiera por los mediocres diarios digitales (que aún a esta hora no se han hecho eco de la noticia). Ha sido Facebook, sí, a través de un comentario de un colega de profesión se encendieron las luces de alarma, y con el paso de las horas la noticia fue tomando forma, hasta que hoy, el DM y El Mundo (ALERTA no lo sé porque no lo compro en vacaciones), lo han publicado, dando así a la noticia marchamo de verdad para el público general, aunque mi ‘fuente’ tenía la solvencia suficiente como para que me ahorrara ir hasta el kiosko a comprobar que las cosas eran tal y como él las contaba.

No creo que enterarme por Facebook sea ni mejor ni peor, simplemente me parece un síntoma de lo rápido que está evolucionando todo, y esto es una muestra más.

En cuanto a cómo queda el sector audiovisual, es verdaderamente triste la polarización existente, lo que va a restar pluralidad, y sobre todo calidad a la oferta regional, pero no es menos cierto que ahora mismo, la dimensión es más acorde con lo que es una pequeña región como Cantabria.

Había muchas, demasiadas televisiones, y ahora, quitando TVE que es otro mundo para lo bueno y para lo malo, nos quedan la televisión de la Conferencia Episcopal, la del Gobierno, y la de la oposición. Suena crudo, pero a este punto hemos llegado, tras cerrar las tres que precisamente han jugado a dos aguas según soplara el viento. Ahora las trincheras están bien definidas, y se sabe de qué pie coje cada uno. Sin mariconadas.. Bueno, también está C8DM, pero aún no sé muy bien qué es lo que quieren hacer, y un buen amigo me insiste en que será la próxima. Espero que no, aunque al menos sea por mantener los empleos.

¿Era necesaria esta catarsis? Sí, pero no así. La televisión local ha estado siempre en crisis en Cantabria. Indefinición legal, malos gestores, nula apuesta por la calidad, plantillas mal definidas y peor pagadas, y siempre, una dependencia excesiva del dinero público. Se podrán añadir más ingredientes, y se podrán discutir los que yo he apuntado, pero quienes hemos trabajado en el sector audiovisual coincidimos en este análisis.

En Cantabria la historia de la televisión local es una suerte de tragicomedia, con un final muy previsible, y que le deja a uno el regusto amargo de la oportunidad perdida, la que de momento no han podido disfrutar muchas buenos profesionales de veintimuchos y treinta y tantos, que fuera de los despachos han sido quienes verdaderamente han intentando dar un poco de sentido al desatino continuado de quienes han engordado el culo calentando silla en un despacho que siempre les ha quedado grande, sin aportar nada más que mucha autoridad y nada de nada de todo lo demás.

No va a ocurrir, es una utopía, pero estoy convencido de que si los que ahora se ven en la calle se juntaran para hacer ellos mismos lo no les han dejado a hacer otros, la televisión local en Cantabria tendría algo más que ofrecer que bolos, partidos de Tercera y debates infumables. Ya digo que es una utopía, y que bastante tienen los veintitantos que se van a la calle con no hundirse animicamente, tomar un respiro, y seguir con sus vidas, pero me quedaré con las ganas de ver como un proyecto profesional, hecho por profesionales, es viable, posible, atractivo, y sobre todo enriquecedor para nuestra sociedad, algo que hasta ahora ha estado lejos de suceder.

Se dice se cuenta que con el panorama que tenemos ahora, el Gobierno igual se replantea el concurso de las teles digitales, ya que estaba pensado para que se pegaran siete, y ahora quedan cuatro. No sé si eso será así, pero desde luego, con el apagón analógico, igual consiguen que cierren todas, ya que aparte de ONO, no va a haber forma humana y sobre todo técnica de poderlas ver.

Metidos en la mediocridad que siempre ha definido la forma de gestionar el marco legal de los medios de comunicación audiovisuales, igual se consigue otra cosa peor, y es que se empiece a emitir en digital ‘en pruebas’ o dicho en cristiano, a lo pirata. Se dice se cuenta que no es tan difícil y que ya se está empezando a hacer. Yo como no tengo TDT no lo puedo confirmar, pero no me extrañaría lo más mínimo. Si vale para la radio por qué no va a valer para la televisión.