Archivo | Proyectos alternativos RSS feed for this section

Equipo Kiva Cantabria 2.0

27 Sep

Twitterruca (el título/hashtag de los usuarios de twitter de nuestra región) ha decidido agruparse en torno a una iniciativa que si bien se puede hacer de forma individual, creo que de forma colectiva puede ser aún más interesante, sobre todo para seguir fomentando el buen rollo que se respira en este mundo virtual.

Lo mejor de todo es que no tiene a ninguna administración pública detrás, ni a ningún partido político, los miembros del equipo somos cada uno de nuestro padre y de nuestra madre. Es abierto a todos los cántabros que se quieran sumar, y obliga muy poco para a cambio ser muy útil en zonas del mundo nada favorecidas.

De todas formas si quieres informarte, unirte, y participar, te dejo un enlace con todos los detalles. Es el post que ha publicado hoy Dondado en su blog, y que contiene un breve resumen de los que es Kiva y de lo que queremos hacer quienes hemos decidido formar parte del equipo Kiva Cantabria 2.0.

PINCHA AQUÍ PARA INFORMARTE

MIS JEFES TE FELICITAN LAS FIESTAS, por Oscar Sin Nick

13 Dic

¿QUIÉN ES EL NEW YORK TIMES?, por Oscar Sin Nick

15 Mar

congreso3

Copio pego unos datos de David Beriain (Artajona, 1977). Ha recorrido durante los últimos seis años los principales conflictos del planeta como enviado especial. Afganistán, Colombia, Darfur, Cachemira y otros destinos siguieron a su primera experiencia durante la invasión estadounidense de Irak. Una aventura que le llevó a pasar 10 días en los campamentos de las FARC, a acompañar a guerrilleros sudaneses, a recorrer los bastiones talibanes, a entrevistar a presos de Guantánamo o visitar mercados de armas clandestinos.

Beriain inicia su relato en Irak, desde donde manda crónicas para La Voz de Galicia. Algo que para nosotros los mortales sería una emocionante aventura que nos superaría por todos los flancos, a él sin embargo le fue apagando su obediencia debida a lo establecido despertando a su vez un mecanismo interno que le hizo enfocar las cosas de otra manera.

A la vuelta de Afganistán, tras haber estado mandando crónicas y crónicas, un amigo le preguntó “oye, ¿y qué tal es aquello?”. Para él supuso una especie de shock. “No nos llevamos con nosotros a nuestros lectores”, algo falla. Tenía la sensación de que llegaba tarde a los sitios y que se iba demasiado pronto, y todo por ligar las historias al “breaking news”.

El periodista no es hoy en día un cazador de noticias sino un mero cocinero de las mismas, perdiendo así todo su sentido social.

Mandar crónicas, a toda hostia, con el tiempo y el espacio tasado, dejando a medio contar pequeños detalles y las historias totalmente deslavazadas fueron para él motivos más que suficientes para coger un buen día y abrirse un blog. Allí fue contando despacio, con todo lujo de detalles lo que allí pasaba, visto a través de sus ojos sin filtros, sin ponerle puertas al campo. Esto no quiere decir que en La Voz de Galicia le trataran mejor o peor que en otros sitios, sino que los medios convencionales no son el canal más adecuado para contar historias, todas las historias.

Tal fue el éxito de estas crónicas blogueras que al final el blog se comió a la crónica convencional, dejando a esta como mero recurso de última hora. Y eso que él ni era un especial aficionado a los blogs ni siquiera se los tomaba como lo que son sino como mero cuadernos de bitácora, un diario personal… abierto al público.

 

Sin embargo, volver de viaje, tras dos meses en el culo del mundo y sentarse a picar informaciones en una redacción suponían una nueva frustración (contado así no me extraña). La redacción se le quedaba pequeña, y al no encontrar un acuerdo satisfactorio con su empresa para contar las cosas más despacio, para profundizar, para saber esperar… para cazar, decide no trabajar en exclusiva para nadie.

Eso sí, para vender su trabajo en vez de tocho de papel para leer, “inventa” una forma para entrar por los ojos de los directivos: un slide-show de fotografías con un off incorporado. Formato que en adn.es será adoptado para contar algunas de sus historias. Nadie se va a leer todo tu trabajo, pero en cinco minutos, con buenas fotos y un buen texto, se puede contar, voz en off mediante, una buena historia.

Off, foto, vídeo (luego editado por profesionales) colgados en un blog (o en adn.es) le permiten contar historias que en un periódico tradicional no caben.

“El público en internet es inteligente y no espera que le digas qué pensar”. La gente no es tonta.

 

Beriain es crítico con el tratamiento que se hace de la información internacional, poca profundidad y poca cantidad (estoy totalmente de acuerdo). Pero a pesar de todos los inconvenientes, es lo que quiere hacer, eso, y vivir en su pueblo, de apenas 1.700 habitantes. Una circunstancia que “te hace ahorrar los costes que supone vivir en una gran capital”.

Precisamente tiene una buena anécdota sobre lo que supone vivir como lo hace, con un acuerdo anual con una empresa (antes adn.es) que incluye sueldo y gastos, todos los gastos, muchos gastos. Aún así “es rentable para ambas partes”. Y es que este esquema de trabajo le tuvo 3 meses en Colombia, consiguiendo una de las primeras exclusivas mundiales de un medio en internet, llegar a las FARC.

¿Cuánto pagaría un medio de comunicación por ver una exclusiva propia, con la mosca de tu empresa en todos los informativos del mundo? ¿Cuánto vale eso? ¿Compensa o no compensa? Desde luego es más barato que el sueldo bruto de un redactor sin moverse de la redacción (si se mueve genera gastos). A mí esto me da que pensar.

Voy con la anécdota, que me disperso. De vuelta de la selva, tras llegar a las FARC, en una charla con los coleguis de profesión que le fríen a preguntas uno se le pone delante y le interroga “¿y cuánto tiempo has tenido para hacer el reportaje? ¿tres meses? Joder, a mí me gustaría trabajar así y encima vivir en mi pueblo”.

Era el corresponsal del New York Times. Da que pensar.

IR POR LIBRE, por Oscar Sin Nick

14 Mar

congreso2

Recorrer un bosque en Guipúzcoa o empotrarse en las tropas norteamericanas en Afganistán son situaciones diferentes, pero no dejan de ser historias. De contar historias, de la importancia de la historia a contar nos hablaron Ander Izaguirre, David Beriain, y Sergio Caro, aunque este último, fotógrafo, más que hablar nos deleitó con sus magníficas fotografías.

Ander y David quieren contar historias, las que a ellos les gustan, y sobre todo, como a ellos les gusta. Ander viaja por su País Vasco natal, por toda España o a Groenlandia porque a él le apetece hablar de ello. Lo que le mueve es lo que él quiere hacer… y luego ya veremos como venderlo.

Mantiene como máxima aquello de informar, comunicar y entretener, o mejor aún comunicarse de manera de que informes entreteniendo o entretengas mientras informas. Para él todo es susceptible de ser contado y para ello se vale de su capacidad de observación y del lenguaje, una herramienta que debemos mimar, cuidar, engrasar, que siempre esté en nuestra mochila.

Ander confiesa ser un “cyberpaleto”, pero es precisamente la web, la blogosfera, la que le ha permitido hacerse un sitio en la profesión, a su manera, sin horarios, sin jefes, y calzando sus zapatillas de andar por casa frente al ordenador.  Ah, es que a Ander no le gusta madrugar, por eso lo de trabajar en casa.

Su método de trabajo incluye una planificación del año, es decir, a qué va a dedicar el tiempo, dónde va a estar, y por supuesto, manteniendo también una cierta actividad paralela para complementar sus ingresos, haciendo discursos, corrigiendo textos, o dando charlas. No es rico, pero vive con lo suficiente para cogerse un par de meses y pirarse a hacer un viaje al extranjero y sacar trabajo de ello.

“Hago mejor periodismo”.  Y sin embargo lo hace entrando a la gente como un mero observador de la realidad, no como periodista, con el fin de no coartarles con el carnet, la libreta y el bolígrafo. Convive con sus personajes, y para ello se agarra a una máxima del maestro Kapucinski: “Considero que no debo escribir sobre personas con las que no haya vivido al menos una pequeña parte de sus vidas”. 

Ejemplo práctico. Tipo loco que anda haciendo “cosas raras” por un monte, recogiendo raices secas y contando historias sobre la influencia del sol en su vida. Se trata de una persona conocida en su pueblo y de la que los medios tradicionales tiran cuando quieren hacer “el típico reportaje de color”. El plumilla habitual va con una actitud preconcebida, ya sabe lo que se va a encontrar, y tiene un esquema mental de lo que va a escribir. Y además tiene una mañana o una tarde, como mucho, para quedar con este tío y hacerle las típicas preguntas. Después lo empaquetas, te lo enmaquetan, y… no hemos aportado gran cosa al mosaico de las informaciones y reportajes que conforman un periódico.

Ander, como tiene tiempo, ganas e interés, y sobre todo, no tiene jefes, se pasa unos cuantos días con el sujeto en cuestión, sube con él al monte, y observa lo que hace… y después escribe sobre ello. El resultado es algo diferente, de calidad, una aportación para que nuestra profesión tenga reconocimiento social, y Ander el mío y el de todos los que hemos tenido la suerte de escucharle. Aquí puedes conocer uno de sus últimos trabajos.

La próxima cita con David Beriain, un periodista navarro que ha hecho cosillas como entrevistar a las FARC , patearse el Afganistán taliban, y cambiar el concepto de relación empresa – redactor. Será una primera aproximación a como un blog puede comerse tu trabajo en la prensa tradicional. A él le ha funcionado.