Archivo | El Radar RSS feed for this section

LOS PECADOS DE DANI, por Oscar Sin Nick

2 Jun

O quizás debiera haber titulado ‘el pecado…’ ya que su mayor pecado es tener nombre y apellidos, contarlo, participar en las redes sociales, equivocarse (como todos) y sobre todo, tener a mucho cobarde enfrente.

Soy de los que piensa, y aquí ya lo he dicho alguna vez, que los comentarios del Diario Montañés no son mucho más que un nido de perversión en el que el anonimato es obligado, el insulto la carta de presentación, y la moderación brilla por su ausencia, no solo por quienes lo gestionan sino por los propios comentaristas que aprovechando la inmunidad hablan (vomitan), opinan (calumnian) y rara vez piensan dos veces lo que dicen.

En Cantabria, especialmente en Cantabria, dar la cara sigue costando bastante más que esconderte bajo la falda del anonimato y poner la zancadilla a todo aquel, o aquella, que no te cae demasiado bien. Dani, que no es perfecto, ni mucho menos, que comete errores, como todos, tiene la mala costumbre de identificarse cuando se equivoca, de ir con DNI por delante cuando se pasa, de dar la cara vamos.

El pasado 22 de mayo resulta que salió concejal, y hoy, su jefe le ha dicho dos cosas, que va a llevar la concejalía de juventud (lógico) y que no va a cobrar (no va a ser el único). Como era de esperar, personajes de la mitología cántabra, entre otros, que llevaban un poco apagados desde que los votos les pusieron en su sitio, han tenido hoy su momento de gloria y una vez más, escondiducos y anónimos, han vomitado toda la bilis que la mayoría absoluta había retenido en sus intestinos.

Y no pasa nada, ni pasará, porque estamos en un país libre, y que yo sepa, ser cobardón, no está penado por la ley. Tampoco lo está ser demasiado efusivo en los planteamientos, aunque el peaje que haya que pagar por decir las cosas con nombres y apellidos sea este. Espero que a Dani le vaya bien, sé que habrá aprendido algunas cosas de todo esto. Sabe la responsabilidad que tiene y lo hará bien porque capacidad de trabajo le sobra.

Y a sus trolles solo decirles que afortunadamente tienen los días contados. Internet y las redes sociales van en sentido diametralmente opuesto a quienes insultan en la clandestinidad.

Lo vuestro no va mucho más allá del onanismo… y a las urnas me remito.

DESPUÉS DEL 22-M, MÁS, por Oscar Sin Nick

22 Mar

Acabo de echar un vistazo a un par de interesantes posts sobre el futuro de las redes sociales y el presente de las páginas webs. Uno habla sobre el estancamiento de la web frente al crecimiento en formato Facebook de los sitios oficiales, mientras que el otro se refiere a la desbandada que harán los políticos de las redes sociales tras el 22-M.

En cuanto al primero decir que hasta cierto punto es normal que esté habiendo un crecimiento importante de los sitios web dentro de Facebook, dado el continuado crecimiento de esa red social, no ya sólo como una moda o una herramienta de comunicación, sino como un cambio en nuestra forma de socializar, más, mejor, más rápido y de manera más efectiva.

Sin embargo no estoy muy de acuerdo en que el formato web vaya a ser sustituido por Facebook, básicamente porque esta red social no ofrece seguridad. Y no me refiero a una cuestión de privacidades, sino a los continuos cambios de formatos y funciones de las páginas, que a veces te vienen muy bien y otras muy mal, se hacen de forma estándar para todos, y sin avisar (¿quién soy yo para que me avisen?).

Además no podemos olvidar que aunque mucha gente está en Facebook, no toda la gente está en Facebook. Creo que tanto webs como blogs siguen siendo el principal soporte de internet, el origen de todo, y que Facebook, siendo grande, no lo es tanto como para englobar todo nuestro universo digital. Otra cosa es que a través de Facebook, o Twitter (más en mi caso desde luego) lleguemos a esas webs o blogs que sin estas redes sociales (o de información), no estarían a nuestro alcance.

En cuanto al desinterés de los políticos por internet y las redes sociales una vez pasen las elecciones, dependerá una vez más de la consistencia del proyecto político de turno. Es decir, si solo trabajas en campaña electoral o si piensas en ganar las elecciones siguientes trabajando desde el día uno de los próximos cuatro años.

Hay ya algunos políticos cántabros que están creándose un patrimonio importante dentro de la red, un patrimonio de prestigio, usos y costumbres, por lo que sería irresponsable y poco inteligente por su parte tirarlo por la borda.

Soy un convencido de que las redes sociales han venido para quedarse en la política, y al revés… aunque solo sea por egoísmo, ya que a más tardar dentro de un año tenemos otra gran batalla en el horizonte.

Algunos dicen que será la madre de todas las batallas.

Y SI… VIGALONDO, por Oscar Sin Nick

3 Feb

Llevo un par de días dándole vueltas a la conveniencia o no de escribir algo sobre la movida que ha montado Nacho Vigalondo a raíz de tweet en el que entre, experimentos, juegos de palabras y búsqueda de complicidades, deslizó una frivolité sobre el Holocausto.

Como fenómeno sociológico lo sucedido no tiene precio, y sí muchas aristas, porque ¿acaso no ha sido, por ejemplo, una magnífica campaña viral para darle un poco de empuje a elpais.com?

No es la única, ni la primera reflexión que surge analizando todo lo que ha ocurrido, pero aún cuando han puesto al paisano en la calle, y tomando al pie de la letra su filosofía existencial, que nadie descarte que como en su personaje de ‘Los Cronocrímenes’, Vigalondo sabía lo que iba a pasar, y por ello puso en el contrato, ‘pues sí, me tendréis que echar con la que se va a liar, por lo que me tendréis que financiar una película?’.

Pajas mentales aparte, he de confesar que me cae muy bien. No me ha gustado lo que ha hecho, y aunque comprendo el juego, el humor negro con según que cosas da un poco de grima. Imagínense que un bloguero de La Gaceta intenta comprobar lo intolerantes que somos en este país con la Guerra Civil, y escribe algo como ‘las fosas de los republicanos son una leyenda urbana’.

No hace falta que me extienda sobre lo que provocaría entre todos aquellos que ahora se han puesto en plan reflexivo a justificar una bromita pequeña sobre el Holocausto, y lo capulla que es la gente por ofenderse.

Oiga, que tengo muy claro que Vigalondo no es un negacionista. Que seguro que en todos estos días habrá tenido cinco minutos para tener dudas sobre lo que hizo. Que sí, que yo no solamente lo entiendo sino que además le quiero entender porque me cae muy bien, pero mira, NO. Me decepcionó, lo confieso.

Quien sabe, igual hasta se ha planteado llamar a David Bisbal para agradecerle su comentario sobre la revuelta en Egipto, que ha servido para desviar un poco la atención sobre el Holocausto Vigalondo, y de paso para poder comparar. Lo de Bisbal no era una campaña o un juego, es que el chaval es así.

Sí, Nacho, efectivamente, tu comentario sobre la bala perdida de Kennedy no ofendió tanto (quizás sí a los familiares de Kennedy que te tengan agregado en twitter, pocos probablemente), y sí, es cierto, resulta que vivimos en una sociedad que tiene interiorizado que hay temas con los que hacer bromas, juegos o experimentos, no tiene gracia. Qué le vamos a hacer.

Lo que me llama la atención es que por lo que veo, en esta polémica también hay un planteamiento progre y otro no progre, viendo los comentarios que veo y quienes los hacen, y me parece patético. Una más en estos tiempos.

No voy a dejar de seguir a Vigalondo porque aparte de esta gamberrada, me cae muy bien, repito. Le pude entrevistar hace unos años y me pareció genial y encantador. Es más, recomiendo, la lectura de su post sobre la Ley Sinde, que es un ejercicio de sentido común, muy bien argumentado, que contrasta con la chusquez de otros ‘creadores’ que se limitan a repetir cuatro argumentos, simples y básicos, porque total ¿para qué se van a explicar más y mejor?

Por cierto, impresionante el diálogo que ha mantenido hace un rato con Ramón Trecet en twitter. El segundo le pedía así, a bocajarro, y su mismo timeline, una entrevista. Ahí hemos visto al Vigalondo moderado y prudente… o quizás está todo calculado… quién sabe si todo forma parte de un nuevo experimento…

 

 

ESCLAVOS DE SUS PALABRAS, por Oscar Sin Nick

17 Dic

El PRC ha respondido al comunicado de la Asociación de la Prensa de Cantabria rechazando la ‘reprimenda’ recibida por esta y opina que fueron muy respetuosos con la prensa en su comida de Navidad. Puedes leer la información (AQUÍ).

A pesar de que tengo tentaciones de hacerlo, no voy a valorar la conveniencia o no de enviar la nota, ni las (a mi juicio) contradicciones en las que cae.

Simplemente me quedo con varias cosas:

– Los aludidos por Revilla (y su mujer), que yo sepa, han tenido un comportamiento exquisito, y no se han encadenado a ningún sitio para que nadie les defienda, aguantaron mecha, hicieron su trabajo, y después, como es lógico, fueron defendidos por su empresa (así me enteré de la movida).

– Los periodistas consultados (en mi facebook unos cuantos), asistentes o no, estaban indignados, sin matices, tanto con Revilla por encender la mecha (todo en plan gracioso) como por su señora, que tuvo un comportamiento que dejó ojipláticos a los reporteros que cubrieron el acto (pregunten, pregunten…)

– Dentro de la blogosfera cántabra, no solamente aquí sino AQUÍ y AQUÍ, se han hecho eco del incidente.

– Como tiene que ser la cosa  para que por primera vez en años (que yo recuerde, y si recuerdas, recuérdamelo) la Asociación de la Prensa salga de su habitual letargo y se pronuncie. Yo hubiera sido un poco más duro, pero tampoco vamos ahora a discutir por eso.

Creo, que con una llamada de Revilla y unas disculpas, quizás no arregles el error, pero al menos lo reconoces.

Sin embargo seguir tirando del hilo… creo que es un error. Como botón de muestra, este post. Yo no estaría hablando de estas cosas si el PRC no saca esa nota, y sin embargo aquí estoy.

¿Cómo era aquel refrán? ¿Cuál era el rey Felipe IV o Fernando VII? Es que nunca me acuerdo.

LARGA VIDA AL BLOG, por Oscar Sin Nick

5 Dic

Si una cosa me ha quedado clara este fin de semana es que los blogs siguen siendo una referencia obligada en la red, y que aunque ahora no está tan de moda hacerse uno teniendo facebook para explotar el ego, lo cierto es que esa realidad paralela a los medios convencionales que es la blogosfera ha demostrado que cuenta con una salud de hierro y un futuro… no sé de cuanto, pero futuro tiene, eso seguro.

He leído estos días cosas muy buenas, y de hecho os voy a dejar al final de este post los enlaces a los mejores relatos, que otros han recopilado por mí, pero que me parecen imprescindibles para entender los diversos ángulos, perspectivas, posicionamientos, y porqués de este puente que nos ha traído la declaración del estado de alarma por primera vez en democracia.

Digo esto dando por descontado el triunfo brutal de twitter, auténtico canalizador de la Información, con mayúsculas, porque realmente esa es una de sus principales funciones, engullir información y distribuirla en tiempo real, más rápido que nada ni nadie.

Y precisamente de twitter (y también de facebook, aunque de otra manera) se están sirviendo los blogs para redefinirse y tener un lugar preeminente en el orden de prioridades de un internauta para buscar información. Lo ves en twitter, alguien lo recomienda, y ahí que vamos todos como locos a leerlo, comentarlo, retuitearlo, menearlo… es brutal.

Una vez que asimilas la filosofía de twitter, que tiene su aquel y lleva su tiempo, adecuas tu timeline a tus necesidades, y de paso te apoyas en herramientas como thetwittertimes, el acceso a la información y su abordaje desde muchas perspectivas depende básicamente del tiempo que tengas para seguir un hashtag o los comentarios de este o aquel gurú.

Y cuando digo gurú me refiero a los seiscientos y pico a los que sigo, porque todos me aportan algo.

Os dejo esos enlaces, algunos igual los conocéis porque llevan pululando por toda la red durante estos dos días. A mí me han servido para aprender un poco de todo lo que estaba pasando, pero también para quedarme como Sócrates: “Sólo sé que no sé nada”. Pues eso, que no os creáis todo lo que dicen unos u otros porque todos tienen mucho que callar.

Aquí van los enlaces:

El mejor de los que he leído.

Post de una controladora. Muy polémico y rebotado por toda la red.

Aumentha nos habla de twitter y las buenas prácticas de AENA e Iberia

Un post que reflexiona sobre la crisis de los controladores y al final os deja varios enlaces muy interesantes

MÁS SOBRE ANONYMOUS, por Oscar Sin Nick

21 Nov

Retomo un tema que ha tratado hace pocos días La Nueva Helade (puedes leerlo AQUÍ) y que varios blogueros/twitteros cántabros (y del resto del mundo en general, no nos engañemos) hemos hablado varias veces, y en donde existen dos tendencias bastante definidas. Me refiero a opinar desde el anonimato y su sentido en una red cada vez más abierta, más social, y más igual.

Tanto el autor de ese post como el que suscribe estamos en la teoría de que tanto en la vida como en internet hay que ir de frente y con la verdad por delante. El anonimato suele llevar aparejadas, normalmente, intenciones poco claras.

Hoy he leído las burradas que le han escrito a María Dolores de Cospedal en un diario digital los ‘comentaristas anónimos’ que ejercían su libertad de ‘opinión’ insultándola gravemente a ella, e incluso a su hijo. Aquí, sin ir más lejos, el alcalde de Santander y un concejal tuvieron su ración de insultos ‘anónimos’, aunque en este caso salió a la luz quien era el pájaro, lo que de paso dejó en evidencia a gente muy respetable emparentada con el susodicho.

Hay un debate que si no ha surgido ya, surgirá en las tertulias escoradas de este país (escoradas a ambos lados) y es meter en la ecuación lo sucedido con Salvador Sostres, que dice sus burradas en privado, aunque luego se hacen públicas. Vamos, una auténtico aquelarre de gritos, improperios, y rasgamiento de vestiduras, a izquierda y derecha, que no aclararán nada, pero nos garantizarán unos cuantos días más de bronca.

Volviendo al principio, ¿para qué el anonimato? No niego que en Cantabria ha tenido sus virtudes, y el Cántabro Perplejo, ha sido un buen ejemplo (más en su primera etapa que en la de ahora, que está un poco vaguete), pero desde mi punto de vista, los anónimos son bastante poco solidarios con los que también tenemos opiniones fundadas y argumentadas y las exponemos dando la cara.

Creo que hay que aprovechar las tecnologías existentes, e intentar que la gente opine libremente en los medios de comunicación, pero en el caso de los digitales, a poder ser, entrando con su perfil en las redes sociales (no me vale que no todo el mundo lo tiene, porque está al alcance de cualquiera) o en su defecto, dejando bien claro quién está al otro lado del teclado (elconfidencial.com te hace suscribirte dando tus datos, si no lo haces, no puedes comentar).

¿Es esto limitar alguna libertad? Yo creo que no, si cabe quizás la de insultar, porque quien sabe que sus datos son algo más que una ip (que solo podrá ser revelada tras el papeleo administrativo y judicial), quizás se piensan dos veces decir según qué cosas, y de paso aprenden a debatir y a argumentar su odio visceral por esta o aquella persona.

Ha tenido sus épocas, pero creo que el anonimato cada día tiene menos sentido en esta red social global en la que nos movemos.

Una última reflexión. Firmar una opinión no significa que esa opinión tenga patente de nada, que sea verdad, o que incluso sea presentable.

Ayer o antes de ayer, no recuerdo, leí que mi jefe había llamado borrachos y comilones a los miembros del gobierno durante una rueda de prensa a la que yo asistí. Es mentira, y el mentiroso está plenamente identificado.

Como podéis ver, también se pueden sacar los pies del tiesto sin necesidad de esconderte en el anonimato.

MALAS PRÁCTICAS, por Oscar Sin Nick

8 Nov

El cuerpo me pide más hablar del cuento de nunca acabar con el puro de Revilla y sus consecuencias. Sí, aún hoy sigue teniéndolas, concretando, el Parlamento ha adquirido un cenicero a medida de las necesidades del Presidente. Impresionante documento que inmortalicé esta tarde cuando entraba al Parlamento:

Sin embargo, hoy he dedicado parte de la mañana a seguir en Twitter al usuario que dedica el Gobierno de Cantabria para ir desgranando el contenido de los presupuestos para 2011. Me pareció una magnífica idea, y así se lo dije el día de las presentación de los presupuestos. Esa es una buena práctica en redes sociales, y que permite acercar a la gente a temas tan áridos como son la presentación de unas cuentas públicas.

La rueda de prensa de la vicepresidenta y el consejero de Economía ‘tuiteada’ en tiempo real, más rápido que cualquier otro medio de comunicación. Incluso con ribetes 2.0 ya que a mi comentario favorable respondieron.

Hoy también han respondido pero por motivos diferentes. Hoy también ha dado que hablar @pgcantabria2011, aunque por motivos diametralmente opuestos.

Todo empezó con una anécdota, porque un tweet atrasado que se te cuela le puede pasar a cualquiera. Anunciaban a las 12:20 una rueda de prensa de la vicepresidenta cuando la citada rueda de prensa había terminado hace rato (empezó a las 10:30) y, cosas de la vida, Europa Press publicaba tres minutos después de ese tweet un avance.

Es decir, no saben cuando es la rueda de prensa (encima la de la vicepresidenta), no van a la rueda de prensa, no la tuitean… y lo que es el colmo, empiezan a tuitear la rueda de prensa del consejero de Sanidad, con sus presupuestos, que fue ¡¡¡el sábado!!! Es decir… tampoco fueron a esa, ni la tuitearon, esperaron al lunes, y a que absolutamente todos los medios de comunicación imaginables hubieran publicado ya lo que contó el sábado el señor Truhan.

Les mando varios tuits haciéndoles ver que esto es anti-2.0, anti-twitter, y hasta anti-sentido común si me apuran. Respuesta, poco más o menos, gracias por interesarte tanto por los presupuestos. Bueno, a mí si me pillan en semejante renuncio no hubiera sido capaz de responder. Claro que la segunda parte del tuit… me mató. Es que esperamos a que lo cuelgue el Gobierno en su web.

Ahí ya empecé a sufrir espasmos, mareos… el colmo. Quebraban un principio básico en las redes sociales, y es que aunque las webs y los blogs se apoyan en ellas, como elementos vivos que son, en sentido contrario, eso no ocurre, ya que si esperas a que una web haga o deje de hacer…estás muerto, te cargas la esencia de la inmediatez, la esencia de lo que es contar en vivo y directo las cosas. Señores!!! que habían pasado dos días!!!!

Seguí a mis cosas, siguieron los tuits desfasados de Sanidad… ni uno de Lola, por cierto, hasta que esta tarde he visto que se han cargado casi todos los tuits de Sanidad, han metido algunos de Lola, y anuncian las ruedas de prensa de Sota y de Marcano.

Seguirlas en directo sería lo lógico. Esperar a los teletipos, o a que lo cuelgue la web del Gobierno, un error.

Queda para la reflexión si estas cosas importan o no. Si crees en las redes sociales, desde luego que sí. Si mides el efecto de esta cadena de errores en los seguidores de @pgcantabria2011, mínimo, solo lo seguimos doce personas.