Archive | enero, 2010

PORQUE TÚ LO VALES, por Oscar Sin Nick

23 Ene

Más bien, ‘because you are worth it’. Eso podía leerse en la caja que albergaba el regalo de las féminas asistentes a la cena de la Asociación de la Prensa de Cantabria. El Corte Inglés, único responsable en la elección de los regalos eligió un poco mejor este año. Un joyero para ellas en vez de un libro de cocina (2009), y un ‘posallaves’ en vez de un tapete de juegos (2009) para ellos. En el caso de los hombres no figuraba inscripción alguna aparte de la referencia al almacén en el que la empresa Don Isidoro Álvarez guarda estas cosas que se regalan en algunas cenas.

Metidos a cambios, pasamos del Hotel Bahía de otros años al Gran Casino, lo que es de agradecer en términos de aparcamiento. La cena estuvo bien. Para ser una cena multitudinaria, en la que había cienes y cienes de personas, creo que estuvo más que bien, ya que la calidad deja mucho que desear en banquetes así. Si entramos al detalles muy bien el primer plato, el segundo no me gustó porque no me gusta el rape, así que no soy objetivo, el tercero (carne) muy bien para lo que suelen ser los repartos a mansalva de solomillos, y el postre, así así, correcto.

Sí lo sé, me estoy pasando la pirámide invertida por el forro, y el verdadero meollo de la cuestión sigue pendiente de reflexión o al menos de ser apuntado mínimamente. Vamos con los discursos:

Leandro Mateo: Como siempre. Excesivamente largo y tedioso, con bromas de consumo interno, y bueno, lo del peloteo con las instituciones, en fin, es el espíritu de la cena en general, así que no se lo voy a endilgar a él sólo. Junto a todo ello la megafonía, desastrosa, nos hizo perder el hilo en más de una ocasión, con lo que si ya es difícil entender por qué dice esto o aquello, peor aún es que encima se pierdan frases sueltas que acaban por descuajeringar del todo el puzzle que nos plantea a quienes tratamos de interpretarle. La otra opción, hablar y pasar de lo que dice, opción que escogió gran parte de la sala.

María Ángeles Samperio: Incalificable, y no porque no me gustara lo que dijo, es que no lo oí, así que no puedo emitir juicio alguno sobre lo que dijo. Su intervención coincidió con el momento en el que la megafonía funcionó peor, y solo al final pudimos adivinar que reivindicaba alguna cosa, pero repito, no dispone este humilde cronista de elementos de juicio para ensalzarlos o verter bilis alguna sobre ellos.

Tras estas dos primeas intervenciones, se procedió a hacer entrega de los dos galardones de la noche. El primero, el de la profesional, la periodista, para Donata.

Donata: Merece post aparte su discurso del que más que destacar esta o aquella frase, me quedo con el conjunto. Habló como la voz de toda la profesión, de todos aquellos que hacen o hemos hecho la calle alguna vez. Pasó factura, la justa y con elegancia pero también con contundencia, a quienes la prejubilaron.

Es curioso que nada más recibir la patada del DM, la profesión, de forma unánime hable de forma tan clara y decente, Estrañi para Donata, claro que sí.

El homenaje ayer era para ella, pero haciéndolo nos hemos homenajeado a nosotros mismos. Premiarla a ella, y hacerlo de esta manera, supone reivindicar unos valores que hoy en día están en extinción. ¿Cambiarán las cosas? Lo dudo, pero ayer, durante su discurso, me sentí orgulloso de ser periodista, así que como te he dicho estos días, gracias a ti Donata.

Mediavilla: Volvimos a la cruda realidad, con un político, otra vez, como cada uno del resto de los días del año, asumiendo el protagonismo. Estuvo correcto, mi crítica no es por lo que dijo, sino porque en esta cena los protagonistas debemos ser nosotros. No se alargó en exceso, y dio paso a su jefe,  que cerraba el acto, no sin antes recordarnos los valores que deberían presidir nuestra profesión. Tiene bemoles que lo diga un político, pero es que el discurso de Donata empezaba a sonar ya lejano. En fin.

Revilla: También merece post aparte, y no precisamente en este blog. Intentaré no ser excesivamente corrosivo, aunque ya que se analiza todo, él también merece lo suyo. No tengo elementos de juicio para saber si Revilla suele andar tan flojo como ayer por la noche, ya que no tengo el ‘placer’ de cubrir sus actos como hacía antes de cambiar de trabajo. Ayer me pareció que estuvo fuera de lugar, y que su descoloque fue in crescendo.

En sus palabras sobre Donata no atisbé que se inventara anécdotas, como acostumbra. Posiblemente Donata se ha ganado al menos eso de Revilla, el respeto suficiente como para no utilizarla también a ella para engrandecer su figura. Sobre el 112, estuvo correcto, además, ¿qué más puede pedir? Consejería regionalista, su delfín… a pedir de boca, vamos.

Pero claro, teniendo como auditorio a toda la canalla periodística, y pensando en los periódicos del domingo… había que volver a contar lo de Obama y Altamira. Es que no se le había entendido bien, y oye, que no es por nada, pero ya que estoy, me explico. En fin, que así andamos, primero las trolas sobre su salud y ahora lo de Obama. Y como es el presidente, a ver quien es el/la guap@ que no titula por ahí.

Y poco más que contar de la cena, ya que una vez recibido el regalo masculino que me corresponde según mis genes, ADN y género, con la misma, me fui a mi casa a dormir la mona.

ORGANIZANDO LA AGENDA, por Oscar Sin Nick

15 Ene

Está siendo una semana rara, quizás porque es la primera con cinco días laborables desde hace mucho tiempo, o simplemente por la resaquilla que hoy me ha acompañado tras unas cañas en compañía de buenos compañeros y sin embargo amigos.

Metido en la vorágine eólica, que no hace más que dar sorpresas y abrir frentes dónde menos te lo esperas, hoy alguien llamó a la puerta del despacho, y vi entrar a mi homóloga del PRC… Marilar, que me traía una sorpresa. Era Donata.

Como me suele pasar, dada mi timidez (que suelo camuflar con socarronería y otros artificios), me quedé casi sin habla. En fin, que ha sido un detalle por parte de Marilar, y un regalo por parte de Donata dedicarme un par de minutos. Te hubiera invitado a un café, pero caí en la cuenta media hora después de que te fueras.

No sé si será una señal, un cambio de tendencia, un antes y un después, pero lo cierto es que esta mujer ha conseguido que por una vez, los periodistas de esta región hayamos hablado de forma unánime. Al que no se le había ocurrido le parece perfecto, y al resto, nos ha encantado la propuesta, así que el viernes que viene estaré en el Casino para escuchar las palabras de Leandro Mateo (sin duda lo mejor de las cenas a las que he asistido), y por supuesto, para arropar a la premiada.

En cuanto a premiar a instituciones de reconocido prestigio, me mantengo en mis trece, creo que es innecesario.

NI CHURRAS NI MERINAS, por Oscar Sin Nick

7 Ene

Acabo de entrar en mi Facebook y veo que llega a Meneame una noticia falsa sobre la actividad de la Fundación Santander 2016. Un tema que ya llevaba unas horas colgado en Opinión de Cantabria y que está haciendo las delicias de los detractores del alcalde de Santander:

La presidencia europea provoca que Santander cambie el nombre a 27 barrios

Hacía tiempo que en tan pocas líneas no veía tanto despropósito, falta de profesionalidad, vagancia, estupidez, pereza intelectual…

Lo publica un supuesto Confidencial Autonómico, basado no se sabe muy bien en qué, ya que si se hubieran informado mínimamente, solo un poquito, verían como desde el titular hasta la última coma de la ‘noticia’ son falsas.

La noticia falsa acaba en Meneame, y como es de esperar los comentarios son muy negativos, porque claro, tal y como lo cuentan en ese ‘confidencial’ la verdad es que la iniciativa suena ridícula.

Que pena que cuando se habla de lo que se hace aquí sea para contarlo mal, al revés y dejarnos a los pies de los caballos.

¿Quién firmará esa información? Es muy confidencial.