TE PUEDE PASAR A TI, por Oscar Sin Nick

26 Nov

 

monos

COPIO PEGO VILMENTE UN ARTÍCULO DE EL CONFIDENCIAL CUYO ENLACE PUEDES ENCONTRAR AQUÍ

En uno de mis últimos artículos en El Mundo Hoy en Cantabria hablé del tema. Puedes leerlo aquí.

Además, puedes superponer ambos artículos con otro muy reciente que he publicado en este mismo blog. Puedes leerlo aquí.

Os dejo con el artículo de El Confidencial, web que está entre mis enlaces predilectos.

El papel del periodismo en la crisis: ¿Remedio o enfermedad?

Los profesionales de la prensa anglosajona y norteamericana, dos de los países más afectados por la crisis financiera, se encuentran en pleno debate interno. Reflexionan sobre el poder de la profesión periodística, hasta dónde puede utilizarse y hasta qué punto los medios son remedio o enfermedad de lo que está ocurriendo en el mundo.

Poco después de retirarse de las filas de The Washington Post como editor ejecutivo, Leonard Downie disertó recientemente sobre la marcha del sector de la información, especialmente sobre el periodismo digital. Downie ha sido periodista desde hace medio siglo y pasó los dos últimos decenios cuidando la cabecera del rotativo norteamericano. Según él “la blogosfera vigila al periodista” como éste supuestamente vigila al Gobierno, convirtiéndose en un quinto poder que obliga a hacer “una información mucho más precisa y responsable de lo que se hacía antes”.

Esta idea, la de Downie, que dibuja un periodismo “hecho mejor que nunca”, contrasta con las conclusiones extraídas del estudio “¿Cuáles son los fines del Periodismo Económico?” elaborado por el observatorio  Polis LSE de medios de comunicación. El informe, que trata de fotografiar en su contexto a la profesión periodística, dirige su objetivo hacia la ética y la responsabilidad en una crisis financiera como la actual. El estudio pone además encima de la mesa los ingredientes necesarios para debatir si los derechos adquiridos por el periodismo, especialmente el especializado en economía, son directamente proporcionarles a su responsabilidad con la sociedad.

En sus páginas, el estudio abre un abanico distinto de preguntas a las que someter al nuevo periodismo emergente, el digital, y al anillo de asteroides que giran a su alrededor, los blogs. La pregunta que se plantea es la siguiente, ¿cómo puede aplicarse el marco ético y profesional si precisamente ahora es casi imposible distinguir a los que están dentro del círculo de la profesión de los que no?

Allá por 1998 dos redactores del rotativo inglés The Mirror crearon una columna sobre información económica llamada City Slickers que, según uno de los propios creadores, “ terminó convirtiéndose en un monstruo”. A medio plazo su influencia sobre el mercado era tal que cualquiera de las acciones que mencionaban en sus artículos subían entre un 30% y un 100% al día siguiente. Ambos redactores se aprovecharon de la circunstancia y finalmente fueron penalizados y expulsados del periódico.

A su juicio, Damian Tambini, el director del estudio sobre ética periodística para Polis LSE, cree que en un marco donde son tan evidentes los privilegios en cuanto a información y poder se refiere, caben dos opciones: O crear una institución interna capaz de permitir que la profesión se autorregule y así se utilicen de una forma éticamente correcta esos privilegios, delimitando quién los tiene y quien no (qué periodistas y qué bloggers) o esos privilegios deberían diluirse, para evitar que se repitan casos como el de los periodistas del City Slikers a una escala mucho más amplia.

Según Damian “no hay evidencias de un trastorno en las normas éticas ni de graves niveles de negligencia en el periodismo financiero actual sobre la base de las entrevistas realizadas para este estudio”, en el que han participado casi una veintena de periodistas, “pero hay una sensación generalizada de que los retos a los que se enfrentaba tradicionalmente un periodista financiero, como el de no ser utilizado por sus fuentes, el mantenimiento adecuado de escepticismo, o el conseguir la exclusiva sin caer en maldades, están siendo redefinidos en el contexto de las nuevas tecnológicas”.

Esa “redefinición” de la que Tambini habla puede tener varias direcciones. Los medios económicos digitales  han visto incrementado su número de lectores en los últimos meses de forma considerable, así como han crecido en número los blogs dispuestos a explicar con sus palabras la situación financiera actual. El mismo Rodríguez Zapatero parecía consciente del poder de los medios cuando decidió reunirse con los principales editores españoles para debatir cómo abordar informativamente la crisis en aras de tranquilizar el mercado. ¿Cual es el poder del periodismo actual para crear opinión? ¿Pueden alterar la dirección y el orden de los mercados si se lo proponen?  De ser así, ¿deben hacerlo? Si los blogs vigilan a los medios, ¿quién vigila a los blogs?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: